El amor en tiempos de colera selectividad

Share Button

El amor y la muerte en El amor en los tiempos del cólera

El tema central de la novela es el amor,es un tema universal que desde el principio de la obra está relacionado con el tema de la muerte (Eros y Tánatos). Esta relación aparece en el pro­pio título.GGM se inspira en los tópicos de la tradición amorosa, desde los clásicos (Sófocles, Ovidio) hasta la literatura sentimental francesa del siglo XIX (“Madame Bovary”, Flaubert), pasando por la literatura medieval, renacentista y romántica. También encontramos en esta novela elementos de la cultura de masas: del melodrama, del culebrón y del bolero (“toda una vida”). Pero hay que destacar la originalidad con la que García Márquez ha recreado y, a veces, parodiado estos tópicos de la tra­dición literaria y ha creado una novela donde confluyen varios tipos de amor: amor pasión, amor adolescente, amor fatal, el casi-amor, el amor serio, el puro sexo…

El amor pasión es un amor idealizado. Su precedente literario más remoto está en el amor cortés medieval, y es llevado a su máxima expresión en el Romanticismo. Es un amor incompatible con el matrimonio y se caracteriza por la pasión, la locura de amor, el servicio y la ausencia o la no correspondencia de la persona amada. Está, asimismo, marcado por la fatalidad. En esta novela está representado por Florentino Ariza que vemos caracterizado como un loco de amor. Se trata de un amor a primera vista, provocado por la mirada de Fermina “y esa mirada casual fue el origen de un cataclismo de amor que medio siglo después aún no había terminado”. Desde ese momento Floren­tino se obsesiona con Fermina, la idealiza hasta convertirla en su “diosa coronada” y decide escri­birle una carta donde le promete “su fidelidad a toda prueba y su amor para siempre”. Su primera carta tarda un año en ser correspondida, y esa espera, que interpreta como una falta de correspon­dencia, le produce insomnio, síntomas se confunden con los del cólera.

El concepto de fidelidad en la novela es interpretado como sinónimo de lealtad. Florentino no se enamorará de ninguna mujer aunque sexualmente se relacionará con cientos; el sexo se convertirá en el sustituto del amor y así Florentino se convertirá en un maestro del amor a lo largo de sus nu­merosas relaciones. En la plenitud de estas relaciones, Florentino se había preguntado cuál sería el verdadero amor, el ilusorio hacia Fermina o el amor de cama, así gracias a las palabras de su amante Sara No­riega, llegará a la definición del amor dividido: “amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo”. Con el tiempo, Florentino aprende lo que había padecido muchas veces sin saberlo: “se puede estar enamorado de varias personas a la vez, y de todas con el mismo dolor, sin traicionar a ninguna”.

La concepción de fidelidad de Florentino para con Fermina es contradictoria, pero basado en la lealtad a un ideal de amor.

El amor tedio es el amor matrimonial, el amor conyugal, el que se da entre Fermina Daza y el doctor Juvenal. En él no hay pasión ni tensión amorosa, como en el anterior. Se caracteriza por el tedio, la frustración o la incomprensión (sobre todo para Fermina). Produce encuentros y desen­cuentros constantes que suelen estar provocados por la pasividad del doctor, que pone pegas al es­tado de la ropa, a la comida, a la manera de llevar la casa Fermina. No es una relación que tenga su origen en el enamoramiento: según Juvenal Urbino, ya habría tiempo “para inventar un buen amor”; le gustaba decir que “aquel amor había sido fruto de una equivocación clínica”; contaba que no había experimentado ninguna emoción cuando conoció a aquella mujer de la que se había sentido atraído por su altivez, su seriedad, su fuerza, y también por una pizca de vanidad suya. Fermina, por su parte decide casarse por miedo a dejar pasar la ocasión (tenía veintiún años) y a quedarse soltera a pesar de que no tenía motivos suficientes para preferirlo después de haber rechazado a Florentino: “lo quería tan poco como al otro y lo conocía menos” y era curioso que “un militante católico como él le ofreciera bienes terrenales: la seguridad, el orden, la felicidad… que una vez sumadas podrían tal vez parecerse al amor: casi el amor”.

Sin embargo, la infidelidad de Juvenal Urbino abrió una brecha entre él y Fermina que sólo el tiempo y el amor construido a lo largo de toda una vida pudieron reparar. Esa deslealtad a un compromiso asumido de por vida generó desconfianza, orgullo, celos, mentiras, reproches, culpa. Juvenal ignoraba cuál podría ser la reacción de una mujer con tanto orgullo como la suya, con tanta dignidad y con un carácter tan fuerte, frente a una infidelidad comprobada.

Encontramos otros tipos de amor como el amor trágico encarnado por América Vicuña. Se trata de una relación amorosa no convencional que acaba con el suicidio de América cuando se siente abandonada. El amor amistad que se da entre Fermina y Florentino ya ancianos, ella viuda y él solterón. Es un amor que tiene que luchar contra la sociedad que prohíbe el amor a los ancianos, aunque también se produce como manera de combatir la soledad y como desahogo existencial ante la proximidad de la muerte.

La muerte también está presente en la novela relacionada íntimamente con el amor como señalábamos anteriormente. La narración se abre con el suicidio de Jeremiah de Saint Amour, que no se quita la vida por amor (es un suicidio programado muchos años antes, desde su “decisión irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años”), aunque su amada sí le ayuda a suicidarse por esa razón. “Jeremiah de Saint Amour amaba la vida con una pasión sin sentido […] y a medida que la fecha se acercaba había ido sucumbiendo a la desesperación, como si su muerte no fuera una resolución propia sino un destino inexorable”. También, en las últimas páginas del libro, conocemos otro suicidio, éste sí por amor: el de Vicuña América, la última amante de Florentino Ariza.

Por otro lado, la muerte está presente, respondiendo a los tópicos de la literatura amorosa, en el sentimiento amoroso del joven Florentino Ariza, que siente morir de amor por Fermina Daza. Además, de manera simbólica, el cólera, sinónimo de muerte, se asocia con el amor, puesto que sus síntomas se confunden cuando Florentino Ariza padece el mal de amor por Fermina Daza. Y esto ocurre en el primer enamoramiento juvenil, pero también en la antesala del último amor de vejez.

Por último el amor triunfa al final de la obra a pesar de las guerras civiles, del cólera, de la enfermedad, de la vejez. La bandera amarilla izada en el asta del vapor permite a Florentino y Fermina usar la epidemia como excusa para seguir amándose de manera indefinida, En la obra, amor y muerte van unidos desde el inicio, con el suicidio de Jeremiah de Saint Amour, cuyo nombre no es en absoluto gratuito, hasta el final, con el suicidio de América Vicuña por despecho de amor. La obra se cierra así en un círculo, en una tensión dramática entre amor y muerte, en la que sale triunfante el amor, pues los amantes, Florentino y Fermina, consiguen engañar a la muerte y apurar los últimos sorbos del licor de la pasión.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.