La deshumanizacion del arte ortega y gasset pdf

Share Button

El Novecentismo


El Novecentismo es un movimiento artístico-literario, situado entre la Generación del 98 y la del 27, que pondera la inteligencia, la disciplina en el trabajo y la perfección artística. Sus características más destacadas fueron estas:
Racionalismo: gusto por el rigor intelectual, el análisis frío y objetivo de las circunstancias y la claridad expositiva.
Antirromanticismo. Se rechaza lo sentimental y pasional y se prefiere lo clásico, las actitudes equilibradas y serenas y la expresión intelectualizada de las emociones, lejos de todo patetismo.
Defensa del arte puro: con entidad por sí mismo, limitado a proporcionar placer estético, que no sea vehículo de preocupaciones religiosas o políticas ni de emociones privadas. El arte es ahora concebido como algo autónomo de la vida, en ocasiones en un mero juego intelectual, que raya a veces en la frivolidad.

Aristocratismo intelectual


Una literatura concebida para minorías selectas o, en expresión de Juan Ramón Jiménez, para la inmensa minoría.
Estilo cuidado. El ideal de la obra bien hecha lleva a una extrema preocupación por la concepción y estructura de las obras y por su lenguaje, con lo que se rechaza tanto el oropel modernista como el realismo chato y vulgar y se persigue un estilo pulcro y depurado.

El ensayo novecentista

En el novecentismo ocuparon un lugar fundamental los ensayistas, entre los que destaca José Ortega y Gasset (1883-1956).

Sus ideas estéticas las expuso en La deshumanización del arte e Ideas sobre la novela, donde defiende una concepción del arte en la cual se elimina todo lo anecdótico y sentimental. Propone para el siglo XX un arte puro en el que cuentan más las cualidades formales; un arte intelectual, dirigido a la inteligencia y no al corazón.
En cuanto a la novela, el interés tradicional por un argumento humano debe ceder el paso a otros valores más adecuados para proporcionar placer estético: el estilo y el lenguaje, la estructura, elementos intelectuales o imaginativos, accesibles únicamente a un público sensible y minoritario.
El eje central de la reflexión política y social de Ortega, expresado en obras como Meditaciones del Quijote, España invertebrada y La rebelión de las masas, es la europeización de España.
Otros ensayistas:
Eugenio d’Ors (Oceanografía del tedio, Tres horas en el Museo del Prado), Gregorio Marañón (Don Juan), Manuel Azaña y Américo Castro.

La prosa novecentista

El tipo de novela intelectual y esteticista propugnado por Ortega está representado fundamentalmente por dos autores: Ramón Pérez de Ayala y Gabriel Miró.
Gabriel Miró (1879-1930) compaginó el cargo de secretario de diferentes ministerios con su dedicación al periodismo y a la novela. Sus novelas contienen descripciones minuciosas de percepciones sensoriales y están faltas de acción. Su obra suele dividirse en una etapa decadentista (1901-1911), marcada por unos protagonistas muy sensibles que fracasan (Las cerezas del cementerio), y una etapa novecentista (1912-1928), en la cual adopta una óptica más crítica desde el punto de vista social y esas descripciones de ambiente y sensaciones ya mencionados (Nuestro padre San Daniel, El obispo leproso).
Ramón Pérez de Ayala (1880-1962) desarrolló una novela intelectual en la que se distinguen dos fases: en la primera aparece como un escritor realista (relatos autobiográficos) con una visión amarga de la vida (A.M.D.G., La pata de la raposa, Troteras y danzaderas ), mientras que en la segunda se decanta por un simbolismo caricaturesco (Tigre Juan).
Ramón Gomez de la Serna difundió las vanguardias en España a través de la revista Prometeo, que dirigía desde 1908, y de tertulias literarias como la del Café Pombo. Autor de ensayos, novelas, obras de teatro…, sobresale por la creación de un nuevo género: la greguería, que él mismo definió como metáfora más humor. Son textos breves en los que se realiza asociaciones sorprendentes a partir de situaciones y elementos cotidianos. Con ellas ofrece una visión original, llena de humor, de la realidad. Para su creación usó diversos procedimientos lingüísticos como la metáfora, la comparación, juegos de palabras, recursos fónicos, ruptura de refranes y frases hechas…

La poesía novecentista

Se caracteriza por la búsqueda de la poesía pura, exenta de sentimentalismo y retoricismo. Dentro de esta corriente destacan poetas como José Moreno Villa, Mauricio Bacarisse y León Felipe.
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) renovó el panorama poético de principios del siglo XX y se convirtió en el maestro de la generación del 27, por su concepción desprovista de sentimentalismo y su búsqueda de la perfección.
Señalamos tres etapas en su obra:
Etapa sensitiva (1898-1915) marcada por la influencia de Bécquer, el simbolismo y el Modernismo, y por una poesía emotiva y sentimental que se expresa en una estructura formal perfecta. Los temas son el paisaje, los sentimientos melancólicos y amorosos, el otoño, etc. Las obras más destacadas son Arias tristes y La soledad sonora.
Etapa intelectual (1916-1936), a partir del primer viaje a América, con el descubrimiento del mar como motivo trascendente. La poesía de Juan Ramón ex-perimenta una evolución espiritual, que prescinde de los elementos meramente ornamentales. Las obras más representativas son Diario de un poeta recién casado, Piedra y cielo y La estación total.
Etapa última o verdadera (1937-1958) que incluye la producción del exilio. El poeta continúa buscando en su interior la belleza y la perfección, hasta el punto de identificarse con Dios. Los títulos clave de esta etapa son Animal de fondo y Dios deseado y deseante.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.