La novela después de la Guerra Civil

Share Button

RAMÓN MARÍA DEL VALLE INCLÁN (1866-1936) INNOVACIÓN: EL ESPERPENTO


Valle revoluciona todos los géneros y contribuye al auge de la lengua española. Participó de las vanguardias sin perder nunca el alma de la Generación del 98. Fue el inventor del “esperpento”, una nueva estética. Por todo ello es justamente considerado uno de los autores más importantes de la literatura española del Siglo XX.
Más que de un nuevo género dramático, se trata de una estética y una nueva visión de la realidad utilizando la caricatura, la degradación y la deshumanización como recursos expresivos. El esperpento deforma y distorsiona la realidad para presentarnos la imagen real que se oculta tras ella. Para ello utiliza la parodia, humaniza los objetos y los animales y animaliza o cosifica a los humanos. Presentados de ese modo, los personajes carecen de humanidad y se presentan como marionetas. La obra principal del esperpento valleinclanesco y un clásico de la literatura castellana es Luces de Bohemia.
Luces de Bohemia es la cima de toda su creación y la mejor muestra del esperpento, género que él mismo creó. El término empezó a utilizarse a partir de la publicación de esta obra.

DESDE LA Guerra Civil HASTA LA MUERTE DE Franco (1939-1975)


Ideológicamente dos fueron las corrientes que imperaron: el existencialismo y el marxismo, que se presenta como respuesta al malestar social.
La literatura se hace eco de estas tensiones y toma partido ante ellas. Surgirá de este modo la literatura comprometida.
La Guerra Civil se resolvíó con la victoria de Franco que, aliado con la Iglesia, impuso una dictadura que duró hasta 1975, año de su muerte. Una censura, controlaba las obras literarias para que no se publicase nada que fuera contra el pensamiento de los vencedores.
Desde el punto de vista literario, al acabar la guerra surge una literatura angustiosa, dominada por el punto de vista existencial, que refleja las duras condiciones de vida de la posguerra. En los años 50 cambia el panorama y hay una tímida liberalización del régimen por lo que los escritores utilizan un punto de vista social en sus obras. En los años 60 la experimentación va a ser el motor que empuja la creación.

NOVELA: EXISTENCIAL (años 40), SOCIAL (años 50), EXPERIMENTAL (años 60)


NOVELA EXISTENCIAL (años 40)
La tendencia más importante es la encabezada por tres autores que se inician en ese momento y que trascenderán a décadas sucesivas. Caracterizados fundamentalmente por su tremendismo (destacan siempre la parte más negra y denigrada de la realidad). • Camilo José Cela. La familia de Pascual Duarte • Carmen Laforet. Nada • Miguel Delibes. La sombra del ciprés es alargada.  El existencialismo presente en estos autores va a estar cargado de malestar social, que no pueden manifestar abiertamente debido a la implacable censura de la época. 

NOVELA SOCIAL (años 50)

La novela social (también llamada de Realismo social) es la evolución de la novela existencial hacia concepciones específicamente sociales. Se pretenden reflejar, fielmente, las condiciones a las que está sometida la sociedad española por parte del régimen autoritario, que coarta la libertad del individuo y le somete a situaciones absolutamente injustas. Éste es el objetivo de la Generación de los 50.      Poetas, dramaturgos y, por supuesto, novelistas, pusieron la pluma al servicio de la denuncia de las desigualdades sociales de la época y las grandes deficiencias del sistema autoritario.
Algunos de los autores más destacados son Camilo J. Cela (La colmena), Carmen Martín Gaite y Ana Ma Matute. Más que hablar de una única corriente podemos decir que la narrativa española de los años cincuenta pretende desenmascarar situaciones sociales injustas en clara correspondencia con las que se suceden en la realidad de cada día.
Estos autores renuevan el Realismo del XIX con nuevas técnicas, que van desde el más puro objetivismo hasta el Realismo mágico.

ESTILO


Estas novelas se caracterizan por su claridad ya que, al ser una literatura comprometida, se antepone su eficacia al cuidado de la forma: narración lineal (las acciones se presentan siguiendo el orden cronológico); sencillez expresiva; importancia del diálogo para reflejar al personaje… En definitiva, hay una clara voluntad de sencillez.

NOVELA EXPERIMENTAL (años 60)


Al empezar la década de los sesenta se abren caminos de libertad en lo que a producciones literarias se refiere. La relajación de la censura propicia una vuelta a la lectura de los autores exiliados y extranjeros y se conoce de cerca la explosión (el ‘boom’) de la narrativa hispanoamericana. Esto supone la búsqueda de nuevos rumbos en la forma de novelar. Así, al Realismo anterior se le aplican ciertas innovaciones, o bien se incluyen elementos declaradamente imaginativos alejados absolutamente de la realidad.
Tiempo de silencio de Luis Martín Santos; Miguel Delibes con Cinco horas con Mario


NARRATIVA HISPANOAMERICANA: EL Realismo MÁGICO


A mediados del Siglo XX la confluencia en Hispanoamérica de una serie de autores extraordinarios produjo un fenómeno conocido como el ‘boom’ de la literatura hispanoamericana.
La novela hispanoamericana, que había seguido los pasos del Realismo durante las décadas anteriores, sufre a partir de 1940 una gran transformación, especialmente en los temas: ahora, junto a los grandes espacios naturales, aparecen los espacios urbanos.
La influencia del psicoanálisis y del Surrealismo es notoria: un mundo interior que escapa a nuestro control racional, los sueños, o el vértigo que produce la teoría de la relatividad al cuestionar, incluso, el paso del tiempo, conducen al escritor a indagar en la realidad de su propio “yo”. Junto a estos temas, continúan los temas sociales.
Todo ello da lugar a la creación del Realismo mágico y lo real maravilloso.
En el Realismo mágico, la realidad presenta dos planos: el natural y el sobrenatural, unidos en perfecta armónía. Se produce una fusión entre los hechos reales y fantásticos tal, que el lector no sabe muchas veces en qué plano se mueve.

Entre estos elementos encontramos:


• Personajes (reales e irreales, vivos y muertos conviven en la novela). • Hechos reales, que o no tienen explicación o son improbables que ocurran, se mezclan con elementos mágicos o fantásticos que, sin embargo, son percibidos por los personajes como “normales”. • El conocimiento del mundo que tienen los personajes es a menudo captado por los sentidos e, incluso, por un sexto sentido que explica la realidad mejor que la razón. • En términos de espacio la mayoría se ubica en los niveles más duros y crudos de la pobreza y marginalidad social, espacios donde la concepción mágica y mítica se hace presente.

En cuanto al tratamiento del tiempo, encontramos diferentes posturas:


• Tiempo cronológico: Las acciones siguen el curso lógico del tiempo. • Ruptura de planos temporales: mezcla de tiempo presente con tiempo pasado (regresiones) y tiempo futuro
(adelantos). • Tiempo estático: El tiempo cronológico se detiene; en cambio, fluyen los pensamientos de los personajes.

PRINCIPALES AUTORES Y OBRAS


Son muchos los autores y están prácticamente representados todos los países. Entre los más conocidos se encuentran Mario Vargas Llosa, Jorge Luis, Julio Cortázar y Gabriel García (Cien años de soledad). POESÍA: EXISTENCIAL (años 40), SOCIAL (años 50 y 60), NUEVA POÉTICA (a partir de los años 60)

AÑOS 40: POESÍA EXISTENCIAL O DESARRAIGADA


Es una poesía desesperada y angustiosa, reflejo de los trágicos acontecimientos que había vivido Europa y particularmente España.
Hijos de la ira (Dámaso Alonso) es ejemplo de esta poesía desesperanzada que invoca a Dios como testigo implacable del dolor humano. Blas de Otero es otro autor destacable.

AÑOS 50: LA POESÍA SOCIAL


Los poetas creen que la poesía debe tomar partido ante los problemas que se presentan al hombre, la poesía se convierte en instrumento para cambiar el mundo, superando la mera expresión de las preocupaciones individuales.
Denuncian la injusticia social, el mundo del trabajo, el deseo de libertad con un lenguaje sencillo y claro y un tono coloquial, porque se dirigen a la “inmensa mayoría”. Destacan Blas de Otero y Gabriel Celaya).

AÑOS 60: NUEVA POÉTICA


Se alude a esta poesía como poesía de la experiencia porque es una poesía íntima con temas como el amor, el erotismo, el paso del tiempo, la amistad, el recuerdo nostálgico de la infancia…
El estilo es cuidado, alejado del patetismo y del prosaísmo de la poesía posterior a la guerra, con una voz distinta y personal, propia de cada autor. Algunos autores de esta época son Ángel González, Jaime Gil de Biedma, José Hierro y Gloria Fuertes.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *