lengua t8

Share Button

Rubén Darío: Azul (1888), Prosas profanas (1896), Cantos de vida y esperanza (1905)

Juan Ramón Jiménez: Arias tristes, Baladas de primavera, Sonetos espirituales, Estilo, Platero y yo, Diario de un poeta recién casado, Eternidades, Piedra y cielo, Animal de fondo, Dios deseado y deseante

Miguel de Unamuno: Niebla, San Manuel Bueno, Mártir, Del sentimiento trágico de la vida, Por tierras de Portugal y España, Vida de Don Quijote y Sancho

José Martínez Ruiz: La voluntad, Antonio Azorín, Las confesiones de un pequeño filósofo, Castilla, Los pueblos

Pío Baroja: Camino de perfección, La busca, El árbol de la ciencia o Zalacaín él aventurero 

Ramón María del Valle-Inclain: La pipa de Kif, La lampara maravillosa, Tirano Banderas, Sonatas, La marquesa Rosalinda, Comedias barbaras y Divinas palabras, Martes de carnaval, Luces de bohemia, Sonata de primavera, Sonata de Otoño, Sonata de Invierno y Sonata de Estío, Tirano Banderas

Antonio Machado: Soledades, galerías y otros poemas, Campos de Castilla, La Lola se va a los puertos, Juan de Mairena


La generación del 98

A finales del Siglo XIX, España vive una grave crisis general: corrupción política, desfases y conflictos sociales, crisis económica … El Desastre del 98, que supone la pérdida de las últimas colonias españolas en el extranjero. Surge, entonces, un grupo de escritores preocupados por los problemas del país. Son los hombres de la generación del 98: Miguel de Unamuno, Pío Baroja, José Martínez Ruiz Azorín, Antonio Machado y Ramón M.A del Valle-Inclán.  Este grupo de escritores y pensadores, seguidores de la estética modernista, se decantará por su vertiente más sobria y profundizará sobre diversos asuntos: 

• Tema de España.  Se trata de uno de los temas preferidos de los hombres del 98. Su preocupación por España les llevó a realizar viajes continuos por sus tierras y una reflexión constante sobre el presente y el pasado de nuestro país.  En su visión de España, se mezclan sentimientos contradictorios: dolor por el atraso y la pobreza frente al amor por los paisajes y sus gentes.  Sobre todo, se centran en el paisaje de Castilla, que simboliza para ellos la esencia del alma española, caracterizada por su austeridad y su capacidad de sugerir. 

• Temas históricos.  Se interesan por la historia para buscar en el pasado la raíz de los problemas del presente.  Más que la historia oficial de las gestas y los reyes, interesa la intrahistoria, la vida de los «millones de hombres sin historia» (en palabras de Unamuno), con cuyo trabajo se construye la auténtica realidad histórica. ·Temas religiosos y existenciales.  reflexiones sobre la vida y la muerte pueblan los escritos de los componentes de la generación del 98, que poseen una visión angustiada de la existencia.

Estilo


las siguientes carácterísticas:

• Admiración por Larra, Quevedo y Cervantes.  La obra cervantina dará lugar a múltiples ensayos.

• Sobriedad, huida de los excesos del Modernismo parnasiano.

• Subjetivismo en todos sus escritos, especialmente significativo en las descripciones de los paisajes.

• Innovaciones en los géneros literarios: la nivola de Unamuno o el esperpento de Valle-Inclán renovarán, respectivamente, la novela y el teatro de la época.

Antonio Machado

Machado definíó la poesía como «un diálogo del hombre con su tiempo», el hombre tiene su experiencia del tiempo, que es el tiempo vivido.  Este es uno de los grandes temas machadianos, junto al sueño (que es la única forma de conocimiento), o el amor.  Lo mejor de su obra lírica se encuentra en sus dos primeros libros:

• En Soledades, galerías y otros poemas (1907), obra con tonos simbolistas, en la que trata los temas del paso del tiempo, la melancolía, Dios y, sobre todo, la muerte, una constante en toda su obra.  En esta obra hay una clara influencia del simbolismo francés, en especial de Verlaine.  Hay reflexiones llenas de melancolía sobre el paso del tiempo, los sueños, la juventud perdida o la contemplación de la naturaleza.  

• En Campos de Castilla (1912), su obra más noventayochista, incorpora los temas anteriores junto al tema de España.  Aparecen sentidas composiciones dedicadas a Leonor en las que el paisaje muestra el estado de ánimo del poeta.  Este paisaje, a diferencia del anterior, es más real que emocional.  Machado ha vuelto la mirada desde su interior hacia lo que le rodea: los paisajes de España, sus gentes y su historia.  Le preocupa la decadencia de la patria y la miseria económica y moral en la que viven los españoles.  

Antonio Machado escribíó también teatro y prosa.  Al primer género correspondencia La Lola se va a los puertos, escrita en colaboración con su hermano Manuel.  En cuanto a sus escritos en prosa, destaca Juan de Mairena, conjunto de reflexiones que el maestro sevillano ofrece a sus alumnos sobre los más diversos temas.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.