Miguel hernandez biografia

Share Button

1-TRADICIÓN Y VANGUARDIA EN LA POESÍA DE MIGUEL HERNÁNDEZ


Miguel Hernández pertenece cronológicamente a la Generación del 36 aunque se le relaciona estrechamente con la del 27 por diversos factores. El factor más importante es la fusión de tradición e innovación de su obra, esto se debe a sus tempranas lecturas de los clásicos españoles y a la influencia de los vanguardistas.

Miguel Hernández se inspira en la tradición literaria y en autores como Garcilaso, Lope de Vega, Quevedo y sobretodo en Luis de Góngora. El gongorismo es una tendencia que se aprecia en su primer poemario de 1932, Perito en lunas, una obra que se inserta en la corriente de la poesia pura y que tiene recursos característicos de Góngora como la complejidad metafórica, léxico culto,etc. Así, estos poemas se convierten en imágenes vanguardistas cercanas a la greguería y que aproximan al autor a Ramón Gómez de la Serna.

Gustavo Adolfo Bequer también influyó en Miguel Hernández, como se ve en Cancionero y romancero de ausencias, al igual que Machado y la Generación del 27.
A raíz de la muerte de su primer hijo, esta obra se fue nutriendo con los poemas escritos desde la cárcel.

El neopopularismo también está presente en sus poesías, no solo en su último poemario sino también en Viento del pueblo.
Hernández buscó una poesía más directa y cercana a los oprimidos, y que además pone a veces de manifiesto su carácter oral y épico.
Por todo eso, empleaba el romance y los versos octosílabos (como por ejemplo en el poema Vientos del pueblo) de la poesía tradicional

Por otra parte, en los años treinta llegó a su poesía el surrealismo, el cual produjo la «rehumanización del arte», un nuevo romanticismo e irracionalismo que dió lugar no solo a lo humano sino también a lo social y político. En El rayo que no cesa se aprecia esta «rehumanización del arte»junto con la tradición de la que toma la métrica clásica y los motivos temáticos, que nos remiten al Cancionero de Petrarca, donde la amada es idealizada y la causa del sufrimiento del poeta. En esta obra y en otras como Viento del Pueblo y El hombre acecha se confirma la tendencia a la poesía impura.

Se puede concluir que en la obra de Miguel Hernández se origina una clara mezcla entre tradición y vanguardia y que el predominio de una u otra viene determinado por la evolución del artista y por las necesidades expresivas de cada etapa. El autor recopila todas las tendencias poéticas de la época y se convierte así en una de las figuras más destacadas de las letras castellanas.



TRAYECTORIA POÉTICA DE MIGUEL HERNÁNDEZ

Miguel Hernández pertenece cronológicamente a la Generación del 36 aunque se le relaciona estrechamente con la del 27 por diversos factores. El factor más importante es la fusión de tradición e innovación de su obra, esto se debe a sus tempranas lecturas de los clásicos españoles y a la influencia de los vanguardistas.

En su trayectoria literaria se pueden apreciar varias etapas:

Poesía pura, neorromántica, literatura de urgencia y exploración interior

Hernández escribe en 1932 su primer poemario, Perito en lunas, dentro de la etapa de lapoesía pura

Formado por una colección de 42 octavas reales, estos poemas constituyen acertijos poéticos, en los que utiliza una amplia gama de recursos característicos de Góngora:
Complejidad metafórica, léxico culto,etc.Los poemas constituyen imágenes vanguardistas que lo aproximan a Ramón Gómez de la Serna.

Durante esta etapa tiene un carácter predominantemente descriptivo y sus referencias son la naturaleza,la realidad cotidiana, el mundo campesino …

En 1936 compuso El rayo que no cesa, dentro de la etapa neorromántica

Se trata de un poemario de temática amorosa compuesto principalmente por 27 sonetos y tres composiciones poéticas largas como la “Elegía a Ramón Sijé”. Es una obra de estilo más accesible y directo, usa recursos retóricos e incorpora metáforas surrealistas. En esta obrael amor aparece tratado como en los cancioneros medievales, en especial como el Cancionero de Petrarca, donde la amada es idealizada y presentada como la causa del sufrimiento del poeta.
Durante esta etapa, Hernández se debate entre una moral rígida y una libertad deseada, lo que será decisivo para comprender el poemario: por un lado, se produce una exaltación del amor como fuerza benefactora; pero por otro, se lamenta enérgicamente de las limitaciones, las represiones y la frustración que supone la insatisfacción plena de ese deseo amoroso.

En la guerra civil española Miguel Hernández se adentra en la poesía comprometida dentro de la etapa de la literatura de urgencia con Viento del pueblo y El hombre acecha.
Durante estos años, Hernández defiende las palabras y los versos como armas de combate y un instrumento para mantener alta la moral de los soldados. Usa un lenguaje directo y claro para poder ser más accesible. La naturaleza, los animales, etc se convierten en símbolos del pueblo y de sus opresores. En la métrica se emplean octosílabos, endecasílabos y alejandrinos solos o combinados con heptasílabos.

Viento del pueblo, es un poemario épico y optimista que recoge diversas composiciones escritas a lo largo de doce meses. Esta obra está formada por poemas que denuncian las injusticias y se solidarizan con el pueblo oprimido. En ella, la voz poética se alza para proclamar el amor a la patria, para educar a los suyos en la lucha por la libertad y para increpar a quienes tiranizan al ser humano.

El hombre acecha, por su parte, presenta un giro hacia el pesimismo, y predomina el dolor que el poeta siente por las muertes producidas por la guerra, por los heridos, las cárceles…

En la etapa de exploración interior encontramos su último poemario, Cancionero y romancero de ausencias
. Es una obra póstuma, escrita a raíz de la muerte de su primer hijo, que se fue nutriendo con poemas escritos desde la cárcel y que los editores recogieron posteriormente.

Usa un lenguaje directo y busca una expresión más sincera. Aborda los temas del amor, la vida y la muerte, como en el poema Cuerpo del amanecer.

Los recursos se simplifican manteniendo los de más musicalidad (anáforas, paralelismos, etc) y la expresividad (metáforas, símiles, etc)

En suma, la obra de Miguel Hernández no solo fusiona gongorismo, simbolismo y ultraísmo (Perito en lunas), sino que también utiliza el surrealismo y la poesía impura (El rayo que no cesa), además de su exploración en la poesía social y cívica (Viento del pueblo) o su aproximación al neopopularismo del Cancionero y romancero de ausencias.


Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.