Que etapa de la poesía de posguerra es la mas importante?

Share Button

EL TEATRO EN LA 1ª MITAD DEL Siglo XX

Los intentos de renovación no van a tener continuidad: Galdós introduce elementos griegos en las obras, los hermanos Machado desarrollan un teatro lírico con elementos modernistas y Unamuno escribe
El Otro, en el que expone un drama de ideas.

El gran renovador del teatro es Valle-Inclán, que tiene un comienzo modernista en el que busca la evasión y refleja una sociedad medieval. Pero en las Comedias Bárbaras el lenguaje toma un tono caricaturesco y degradante aunque no haya crítica social.

Escribe dos farsas: Farsa italiana de la enamorada del rey y Farsa y licencia de la reina castiza, donde por sus ideales carlistas ridiculiza a unos personajes que son en realidad integrantes de la corte de Isabel II, utilizando el teatro como denuncia.

-Entre 1918-20 Valle escribe dos farsas: “Farsa italiana de la enamorada del rey” y “Farsa y licencia de la reina Castiza”. En ellas ridiculiza a los personajes que son caricaturas de la corte de Isabel II. En 1920 publica “Divinas palabras” obra en la que denuncia la miseria y la crueldad de su Galicia natal. También “Luces de Bohemia” obra que supone una nueva concepción del teatro, basada en la vida del escritor Alejandro Sawra. La obra está dividida en escenas y cuenta la última noche de la vida de Marx Estella, denuncia los abusos de poder, muestra ternura hacia los más desprotegidos y elabora la teoría de lo que es el esperpento, que consiste en la ridiculización de personajes y situaciones con intención crítica.

-Lorca: fundó una compañía teatral; La Barraca. El teatro de Lorca trata el conflicto del individuo que busca su felicidad frente a un sistema dominante, muchas veces la sociedad, que la impide. Las obras de Lorca se pueden clasificar en tres etapas:

-Primera etapa: Es de aprendizaje. Lorca empieza escribiendo un drama de insectos: “El maleficio de la mariposa” que no tiene éxito y “El Retablillo de Don Cristóbal” el tema es los celos que también aparecerá en”El amor de D.Perlimplín con Belisa en su jardín” o “La zapatera prodigiosa”. Por último “Mariana Pineda” que trata la historia de una heroína ejecutada por hilar una bandera.

-Segunda etapa: El Surrealismo. Las obras pierden en argumento para plagarse de símbolos: “Así que pasen cinco años” una reflexión sobre el paso del tiempo y “El público “donde se analiza la relación entre actores y espectadores.

-Tercera etapa: Plenitud. Son cuatro las grandes obras: “Dña. Rosita, la soltera” son tres actos que reflejan ilusiones de encontrar el amor, la esperanza y la desazón se combinan y la marginación social. “Yerma” cuenta el drama de una mujer estéril que acude a procesiones y romerías para poder concebir un hijo. “Bodas de sangre” es una tragedia, la obra relata la historia de dos amantes que se han tenido que separar, él se casa con otra, ella el día en que se va a casar con otro, huye con él. El marido futuro las persigue y los dos hombre mueren.”La Casa de Bernarda Alba” está basada en hechos reales. Bernarda, de luto tras la muerte de su segundo marido, se encierra en casa con sus hijas, a quienes no permite ninguna relación con hombres, lo que desatará el conflicto entre el poder (Bernardo) y el instinto (Adela) que se resolverá en tragedia. La obra juega con colores. Todo está en blanco y negro excepto el vestido verde, el abanico y el collar. El rojo y el verde simbolizan la pasión.

Luces de Bohemia


Luces de Bohemia es publicada en 1920 por Ramón María del Valle Inclán. Nos encontramos en un momento histórico desastroso para España; la pérdida de sus colonias y las continuas crisis en todos los ámbitos suponen un descontento popular generalizado. Si bien este autor pertenecía a la época del Modernismo, y se inició en dicho movimiento, destaca en especial por desarrollar un nuevo estilo, que se centra en la denuncia y la crítica social mediante la caricaturización de la realidad; es lo que se conoce como esperpento. Esta obra es una de sus obras cumbre, ya que supone una nueva concepción del teatro. En Luces de Bohemia, enmarcada en el Madrid de los años 20, nos cuenta la historia de Max Estrella, un viejo poeta pobre y ciego, que vive desesperado e indignado con la sociedad de su época. La obra consta de 15 escenas que siguen un esquema lineal; Inclán nos muestra tan solo el último

 día de la vida del poeta, desde que sale de su casa con su ayudante D. Latino, hasta que de vuelta a su casa de noche, muere. A lo largo de los episodios podemos observar las carácterísticas del esperpento; por medio de la encarcelación del poeta, el timo por parte de sus amigos, la muerte de un niño, o las continuas borracheras del viejo desgraciado, nos muestra una visión trágica de la sociedad, como forma de denuncia y disconformidad ante la situación. Además, recurre a un lenguaje absurdo y degradado para los personajes, situaciones trágicas deformadas de forma caricaturesca… Mediante estos recursos pretende mostrar una sociedad deformada, que necesita un cambio.


GENERACIÓN DEL 27

-En los años 20 un grupo de escritores y artistas centrados en la poesía se reunirán en la Residencia de Estudiantes en Madrid. Vivirán en la época de la 2ª República y de la guerra civil, algo que tendrá graves consecuencias para algunos.

-Carácterísticas generales: Este grupo adoptó su nombre porque ese es el año del centenario de la muerte de Góngora, al que hacen numerosos homenajes (gusto por la metáfora). También recogen a Bécquer, Garcilaso, S.Juan (simbolismo), la lírica medieval popular… Junto a la influencia de la tradición también vemos la de J.R.Jiménez. Esta tradición se mezcla con las vanguardias: deshumanizada en Salinas y G.Diego y humanizada y surrealista en Alberti, Cernuda, Lorca y V. Aleixandre. También oscila entre un hermetismo y una accesibilidad, entre estrofas consagradas, versos libres y cortos…

– El grupo toca todos los temas: Futurismo (Salinas), juegos creacionistas (G.Diego), amor (Salinas, Aleixandre, Cernuda), denuncia de falta de libertad (Lorca), religión (G. Diego), perfección y arte (J. Guillén) y tras la Guerra Civil, la muerte, angustia y desolación.

* ETAPAS:

1Vanguardia deshumanizada: Juegos de carácter conceptual intelectual.

2. Rehumanización y Surrealismo: Preocupación por el ser humano y sus problemas en poemas surrealistas o en poesía pura.

3. División del grupo tras la Guerra Civil: Lorca muere, Salinas, Alberti y Cernuda se exilian y D. Alonso, V. Aleixandre y G. Diego hablan del desgarre y el dolor de la guerra.

* AUTORES:

-P.Salinas: Con una primera etapa futurista (“Fábula y Signo”), una segunda dedicada al amor (“La voz a ti debido”) y en la tercera censará el equilibrio y la belleza (“Todo más claro”).

-J.Guillén: Dos etapas: “Cántico” (Canta el presente, a la perfección, al instante con estrofas redondas sin apenas adjetivos al ser poesía pura. En “Clamor” habla del dolor, del paso del tiempo con versos largos y sin rima.

-R. Alberti: En “Marinero en tierra” se imita la lírica popular medieval para hablar de la nostalgia que siente por su tierra gaditana y su mar (identificado con campos de cereal) cuando vive en Madrid y Castilla. “Sobre los ángeles” es surrealista.

-Lorca: Trata el tema de la libertad del individuo frente a la sociedad que lo frena con sus normas en “Poema del cante jondo” (ritmos andaluces: la soléá) y “Romance gitano”. En ambos tienen importancia Granada, Córdoba y Sevilla, asociados con el amor y la muerte y unido a estos símbolos caballo, luna, metales etc. En “Poeta en Nueva York” recrea lo mismo de forma surrealista en una sociedad pragmática.

– Vicente Aleixandre: Caracterizado por el Surrealismo. Ve el amor como un elemento destructor que integra al hombre en la naturaleza, “Espadas como labios”. Tras la Guerra Civil, se incorpora a la literatura desganada, “Sombras del paraíso”.

– Gerardo Diego: El más versátil. Une tendencias vanguardistas con caligramas, textos creacionistas en “Manual de Espumas”. “Cancionero de la novia” recuerda a la lírica tradicional (romances, villancicos). Destaca con “El ciprés de Silos” que muestra la complejidad de las metáforas gongorinas usando el soneto.

-Dámaso Alonso: Su obra más importante aparece tras la Guerra Civil y da origen a la poesía desgarrada, “Hijos de la ira”.

– Luis Cernuda: Uno de los más jóvenes. En “La realidad o el deseo” se muestra el conflicto entre dos fuerzas y un estilo que va desde la poesía pura de sus inicios, hasta el Surrealismo en “dos placeres prohibidos” y “Donde habite el olvido”(homenaje a Bécquer) ambos amorosos.

* Miguel Hernández: Hijo prodigio del 27 que pasa por tres etapas: 1. De metáforas gongorinas con intención lúdica, “Périto en Lunas”, luego las humaniza con temática amorosa “El rayo con intención que no cesa” y habla del dolor en “La elegía a Ramón”. 2 Durante la Guerra Civil escribe obras comprometido con republicanos. Simplifica su lenguaje, “Vientos del pueblo” y se siente desengañado en “El hombre acecha”.3 Tras la guerra y en la cárcel escribe sobre la nostalgia hacia su mujer y su hijo en “Cancionero y Romancero de ausencias”


LA POESÍA DE POSGUERRA

Durante la Guerra Civil hay un período en el que no se escribe. Tras la guerra, los poetas de la generación anterior (la del 27) mueren o se exilian, y pocos permanecen en España (Alexandre, D. Alfonso). En el exilio algunos de estos poetas seguirán escribiendo aunque sus obras tardan mucho en llegar a España.

Década de los 40:

Poesía arraigada: La generación del 36 desarrolla una poesía escepticista que habla de amor, religión… Sobresalen Dioniso Ridruejo, Leopoldo Panero, Luis Rosales… Al conmemorarse la muerte de Garcilaso ese año, estos autores reciben su influencia en poemas que buscan la belleza. También reciben la de Machado y usan el soneto y hablan del paisaje y el paso del tiempo.

Poesía desarraigada: Comienza con Hijos de la ira de Dámaso Alonso con lenguaje feísta, tono cercano a la prosa y que habla del dolor tras la guerra, la muerte y la desolación. Se suma al movimiento Aleixandre con Sombras del Paraíso y aparecen nuevos escritores como Gabriel Celaya o Blas de Otero con Redoble de conciencia y Ángel fieramente humano, donde usa frases entrecortadas, rompe frases hechas. Abusa del gerundio y habla de Dios que ha abandonado al hombre, el cual sufre al ser consciente de la muerte.

Otras tendencias: Surgen nuevas tendencias con Victoriano Crémer y Eugenio G. De Mora, quienes tratan temas existencialistas con imágenes vanguardistas. El grupo Cántico de Córdoba hace una poesía cercana al 27.

Década de los 50: Poesía social. Los autores de la poesía desarraigada piensas que ante la situación hay que ayudar a los demás mediante la poesía, por lo que simplifican el lenguaje y utilizan vocativos y la 2ª persona. Blas de Otero escribe Pido la paz y la palabra y Gabriel Celaya Cantos Iberos. Posteriormente notarán que la poesía sólo la leen los poetas y retornan a un lenguaje metafórico y difícil.

Década de los 60: Poesía de la experiencia. Surge un grupo de poetas llamados generación del medio siglo (Francisco Brines, Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo…) que emplean un lenguaje cuidado con muchas referencias metaliterarias que tratan de la vida cotidiana. Recuperan palabras con sabor arcaico.

Década de los 70: Los novísimos. Se publica una antología de poetas que escriben en Barcelona con carácterísticas comunes (Gimferrer, Félix de Arzúa, Vicente Molina Foix…) con un gran nivel cultural e influenciados por autores extranjeros (Erza Pound, T.S Eliot…) y por el cine, la publicidad, los tebeos… En Madrid algunas editoriales intentan hacer lo mismo y surgen autores como Luis de Villena o Juan Alberto de Cuenca.

Luces de Bohemia


Luces de Bohemia es publicada en 1920 por Ramón María del Valle Inclán. Nos encontramos en un momento histórico desastroso para España; la pérdida de sus colonias y las continuas crisis en todos los ámbitos suponen un descontento popular generalizado. Si bien este autor pertenecía a la época del Modernismo, y se inició en dicho movimiento, destaca en especial por desarrollar un nuevo estilo, que se centra en la denuncia y la crítica social mediante la caricaturización de la realidad; es lo que se conoce como esperpento. Esta obra es una de sus obras cumbre, ya que supone una nueva concepción del teatro. En Luces de Bohemia, enmarcada en el Madrid de los años 20, nos cuenta la historia de Max Estrella, un viejo poeta pobre y ciego, que vive desesperado e indignado con la sociedad de su época. La obra consta de 15 escenas que siguen un esquema lineal; Inclán nos muestra tan solo el

 último día de la vida del poeta, desde que sale de su casa con su ayudante D. Latino, hasta que de vuelta a su casa de noche, muere. A lo largo de los episodios podemos observar las carácterísticas del esperpento; por medio de la encarcelación del poeta, el timo por parte de sus amigos, la muerte de un niño, o las continuas borracheras del viejo desgraciado, nos muestra una visión trágica de la sociedad, como forma de denuncia y disconformidad ante la situación. Además, recurre a un lenguaje absurdo y degradado para los personajes, situaciones trágicas deformadas de forma caricaturesca… Mediante estos recursos pretende mostrar una sociedad deformada, que necesita un cambio.


NOVECENTISMO Y Vanguardismo:


Tras la generación del 98 surge un nuevo grupo de escritores que comparten las ideas regeneracionistas, pero desde una perspectiva más intelectual y crítica; los novecentistas. Forman parte de una élite intelectual que ha estudiado en Europa y tiene una preocupación por España. Se definen por su ataque a la subjetividad del 98 y la búsqueda de análisis objetivos. Se preocupan por el arte y la filosofía. Escriben principalmente ensayos, aunque también hay novela y poesía.

Los ensayistas más importantes son:

– Ortega y Gasset: trata diversos temas; un vitalismo dirigido por la razón (Qué es filosofía), o el arte dirigido a minorías intelectuales, apartado de las emociones (La deshumanización del arte).

– Eugenio D’ors: defiende la necesidad de una educación que aúne tradición y renovación y dice que el destino del hombre surge del diálogo entre la conciencia (hombre superior) y los instintos (hombre inferior).

– Gregorio Marañón: analiza el comportamiento de personajes históricos o literarios (Tiberio).

– Manuel Azaña: habla de la situación política y económica de España buscando soluciones.

En cuanto a la novela, se crea una narrativa en la que favorecen otros aspectos que no son el argumento. Destacan: Gabriel Miró, que se define por la sensualidad de sus descripciones y su carácter simbólico (El obispo leproso), y Pérez de Ayala, cuyas obras son cercanas al ensayo por sus reflexiones sobre arte, sociedad… Destaca Troteras y Danzaderas.

Por último, en poesía, destaca J.R. Jiménez, que partiendo de una etapa modernista, pasa a una poesía pura en la que busca la esencia de las cosas por medio de la inteligencia (Diario de un poeta recién casado), y por último, una etapa de carácter trascendental, identificando la poesía con la belleza, la unidad y Dios (Dios deseante y deseado). Por su parte, Ramón Gómez de la Serna es famoso por sus greguerías, en las que mezcla la metáfora y el humor.

Las vanguardias. Son movimientos artísticos que intentan transformar el arte, rompiendo con el anterior para crear uno nuevo, de ahí su gusto por la violencia. Surge en Italia y tiene gran auge en París. Sus movimientos más famosos son:

– El Futurismo: propone romper con la sintaxis, habla de máquinas, del progreso y defiende la guerra y la violencia.

– El dadaísmo: intenta recuperar el nacimiento del lenguaje, imitando el balbuceo de un niño.

– Cubismo: reduce la naturaleza a formas geométricas, usa el collage, los caligramas…

– Surrealismo: intenta sacar el subconsciente a la luz mediante los sueños o la escritura automática.

Los movimientos con más peso en España son el ultraísmo (utiliza el caligrama, la ruptura de la sintaxis, la defensa de la violencia, el canto al progreso…) y el creacionismo (sugiere que no hay que imitar a la naturaleza sino crear como ella). Es desarrollado por Gerardo Diego.


LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA:


* La renovación de los 40:

Tras superar el localismo de la época precedente, los autores tienden a la universalidad centrándose en los problemas del ser humano. Además recogen las renovaciones de autores extranjeros, desde la incorporación de elementos ajenos a la literatura, el uso simbólico de la fantasía, los juegos con el tiempo…Son muchos los autores que van a destacar en esta etapa:

o Miguel Ángel Asturias: Este autor, que empieza despreciando la cultura indígena cambiará su perspectiva tras conocer los mitos que aparecen en el Popol Vuh, a partir de ese momento introduce la mitología y defiende al indígena como vemos en Hombres de Maíz. Denuncia la explotación que sufren los guatemaltecos por parte de las industrias bananeras de EEUU en Los ojos de los enterrados o denuncia las injusticias de las dictaduras hispanoamericanas en Señor Presidente.

o Alejo Carpentier: Es el creador del Realismo mágico, aunque él le da el nombre de lo real-maravilloso. Sus obras tienen unas descripciones detalladas, con un lenguaje Barroco. Están ambientadas en Las Antillas; aunque algunas, El siglo de las luces, en épocas pasadas. Destacan la sensorialidad y los ritmos. Debemos señalar sus cuentos centrados en la importancia del tiempo en el hombre: La guerra del tiempo y otros relatos

o Juan Rulfo: Pedro Páramo es su obra más famosa. En ella se mezclan realidad y ficción, los planos temporales, el mundo de los vivos y el de los muertos. Destaca la estructura compleja y la innovación técnica de sus escritos. En el libro de cuentos El llano en llamas continúa con la ambientación en Cómala y con el Realismo mágico.

o Borges: Sus cuentos (El Aleph, Ficciones), de naturaleza fantástica, son juegos intelectuales donde el autor explora los problemas metafísicos relacionados con la existencia de un creador, el eterno retorno… para ello utiliza símbolos como el espejo, los laberintos, el círculo y mezcla datos reales con ficticios para hacernos dudar de la realidad, con ello explora también el peso de la fantasía y del lenguaje en la percepción de la realidad

* El Boom de los 60:

Si en los 40 ya había empezado la renovación, ahora esta se difunde más tanto entre los propios escritores como entre los lectores de todo el mundo. Son carácterísticas generales el lenguaje Barroco, la crítica social, la presencia del Realismo mágico, los desajustes temporales, el perspectivismo narrativo y la fantasía. Destacan:

o Cortázar: Su novela Rayuela es un juego experimental en su lectura. La búsqueda de la autenticidad, la reflexión sobre el arte y la vida son temas en esta obra. En sus cuentos mezcla los diversos elementos de la narración (La continuidad de los parques) o distorsiona alguno de ellos (La autopista del sur).

o G. G. Márquez: El Realismo mágico es lo más destacado en su obra. Cien años de Soledad habla de un mundo mítico que simboliza la creación y destrucción tanto del mundo como de Hispanoamérica con dos tiempos: uno lineal y otro

circular. El lenguaje es lo que crea el mundo y también podemos destacar El amor en los tiempos del cólera. El mundo de Macondo aparece también en sus cuentos Los funerales de la mamá grande

o Vargas Llosa: En su obra destaca el compromiso social. Un Realismo mordaz y crítico se puede ver en Conversación en la catedral y La casa verde, incorporando la experimentación técnica que muestran una visión de Perú o Brasil. Tras esta etapa cambia de posición política y desconfía de ideologías anarquistas en obras como ¿Quién mató a Palomino Moreno?.

o Juan Carlos Onetti ( EL Astillero) y Ernesto Sábato (El Túnel) escriben unas obras de temática existencial que hablan de personajes desorientados abocados a la incomunicación, frustración y soledad utilizando la novela policíaca en el primer caso y el relato fantástico y la ciencia en el segundo como esquema sobre los que construir estas novelas.

o Roa Bastos: (Yo, el Supremo) Es una novela de dictador hispanoamericano. Mediante flash-backs y monólogos interiores vemos la historia de Paraguay desde la perspectiva del dictador moribundo.

o Podemos citar a Lezama Lima con su obra Paradiso, J. Donoso por El obsceno pájaro de la noche y Carlos Fuentes con La muerte de Artemio Cruz.

* La narrativa posterior al Boom:

Los autores posteriores no han podido deshacerse de la influencia del boom, aunque pierden peso los experimentales narrativos. Debemos citar Manuel Puig: El beso de la mujer araña, Bryce Echenique: Un mundo para Julius o Isabel Allende: La casa de los espíritus.

Si los escritores del boom ya habían dedicado esfuerzo a los cuentos, el género cobra aun más importancia con autores como Augusto Monterroso con La oveja negra y otros relatos textos que destacan por su ironía sobre las actitudes del ser humano. De crítica social tenemos cuentos de Mario Benedetti o Cabrera Infante entre otros. También Isabel Allende (Cuentos de Eva Luna) cultiva este género.


LA NOVELA ESPEÑOLA DE 1975 A FINALES DEL Siglo XX

Tras la muerte de Franco comenzó a desarrollarse la cultura española libremente, permitiendo un mejor conocimiento de nuestra literatura en Europa y viceversa. A ello contribuyó la desaparición de la censura, que trajo la publicación de novelas españolas prohibidas y anteriores, y la recuperación de las obras de exiliados.

Tendencias y carácterísticas:

Los elementos más notables son los de la narrativa tradicional: argumento comprensible, personajes definidos y estructura simple y lineal en; novela de intriga, generacional, histórica, estilística, de nuevas formas de Realismo, experimentalismo, intimismo.

Los nuevos novelistas que se dan a conocer, enlazan con la renovación iniciada en los sesenta y siguen recogiendo la influencia de las literaturas europea e hispanoamericana.

Los narradores comparten: un sentimiento de desencanto; un distanciamiento de los problemas colectivos, del compromiso político; un tono desenfadado y humorístico (escepticismo y desencanto); un carácter aglutinador (tendencias y temas), además de que reaparece en ellos las preocupaciones existenciales y la intimidad; y finalmente la individualidad.

En estos años conviven: novelistas de la postguerra (Delibes, Cela, Torrente Ballester), algunos de la “Generación del 50” (Juan Marsé, Juan Goytisolo), de la generación del 75, originada con “Tiempo de silencio” de Luis Martín Santos, (Félix de Azúa, Vicente Molina, Juan José Millás…) y Manuel Vicent, Antonio Muñoz Molina, entre otros, que se dieron a conocer tras el franquismo.

Es difícil distinguir en la nueva narrativa las diferentes corrientes, pero si es posible identificar ciertas tendencias temáticas, siendo las más relevantes: la novela policíaca y de intriga (subgénero que resurge en Montalbán y Molina con “Plenilunio”); la novela historia (“El hereje” de Delibes, y “El capitán Alatriste” de Pérez-Revete, siendo en los últimos años, frecuentes las que están contextualizadas en épocas cercanas (Guerra Civil), como “La voz dormida” , Dulce Chacón, o “Los girasoles ciegos” de Alberto Méndez). La novela de reflexión intima, centrada en la búsqueda personal y la reflexión sobre la propia existencia con, “El desorden de tu nombre” de Millás o “La lluvia amarilla, de Julio Llamazares. Por último la novela de la memoria y el testimonio, donde sus temas son el compromiso y la memoria de una generación, con Rosa Montero, y Luis Mateo Díez. Otra tendencia es la de hacer una novela que trata los problemas de la juventud urbana con una estética cercana a la contracultura, Lucia Etxebarria, “Sexo, prozac y dudas”. Es también destacable el papel de la mujer. Abundan nombres que van desde lo más academicistas (Soledad Puértolas), hasta la novela erótica de carácter intimista (Esther Tusquets, “El amor es un juego solitario”)

Autores y obras:

* Eduardo Mendoza (1943), con “La verdad sobre el caso Savolta” inaugura esta nueva etapa narrativa. Obra que se desarrolla en Barcelona en los años del anarquismo y del pistolerismo patronal, su estilo recupera el gusto por narrar una historia usando recursos de los más variados subgéneros narrativos populares tratados con humor e ironía. “La ciudad de los prodigios”, 1986, ambientada también en Barcelona, cuando se celebraron sendas exposiciones universales.

* Manuel Vázquez Montalbán, 1939,302003, poeta “novísimo”, conocido por su narrativa y por sus novelas policíacas protagonizadas por el detective Carvalho (“Los mares del sur”, El premio”); también ensayo.

* Francisco Umbral, 1956, incide en la novela de intriga. Sus obras se caracterizan por el Realismo, la intriga, el argumento bien estructurado y la riqueza de su escritura. “El invierno en Lisboa”, “Ardor guerrero”, y “Plenilunio” (1997).

* Javier Marías, 1951, su narrativa, influida por su formación anglosajona, mezcla el intimismo e intelectualismo, la minuciosidad del detalle y las digresiones del pensamiento de los personajes. En sus novelas se dan el Vanguardismo culturalista de los sesenta, la narratividad y el gusto por contar historias propio de décadas posteriores. Sus personajes poseen una rica vida interior. “Corazón tan blanco”, “Todas las almas”.

* Juan José Millás, 1946, trata los problemas existenciales de la generación del 68 en, “La soledad era esto”, y “Tonto, muerto, bastardo e insensible”.

Junto con Pérez Reverté entre otros, inauguran una época en la que abundan escritores que provienen del mundo periodístico. Esto tiene repercusiones en el estilo, que evita digresiones, es menos metafórico…

* Arturo Pérez Reverté, 1951, su primera novela fue “El húscar “, y después “El maestro de esgrima”. Obtuvo el reconocimiento público con “El club Dumas” y “La tabla de Flandes”, y ya siendo un escritor de éxito, publicó en 1996 “El capitán Alatriste”, novela que dio comienzo a su saga de nueve novelas.

Otros autores fueron: Luis Goytisolo, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Julio Llamazares, Javier García Sánchez, Feliz de Azúa, Lourdes Ortiz, etc.


LA NARRATIVA DE POSGUERRA (a partir del 36)


La guerra provoca un parón en la producción literaria y el exilio de muchos autores que recrearán desde lejos la nostalgia de la España perdida. Estas obras llegan a España a mediados de los 60. Destaca J.R Séuder con Réquiem por un campesino español.

-En la década de los 40 , apenas se escribe y se publican las novelas de los afines al régimen: Torcuato Luca de Tena, Los renglones torcidos de Dios y no será hasta el 44 cuando se publican dos obras que darán origen al tremendismo técnica literaria narrativa que muestra la angustia, el dolor, la falta de esperanzas en la acumulación de elementos trágicos y bárbaros, estas obras son la Nada  de Carmen Laforet y La familia de Pascual Duarte de Cela.

– Década de los 50: Destaca La Colmena de Cela, obra que inicia una nueva forma de escribir. La obra trata de la vida en Madrid durante tres días. La novela tiene más de 200 personajes de los cuales unos 50 son los protagonistas, es decir, busca la sensación de la vida en una colmena de hombres. El desorden en el tiempo, el uso de secuencias, provocan una sensación de incertidumbre que es lo que quiere transmitir el autor. El narrador es a veces objetivo y otras subjetivo .Refleja un mundo de miseria, de pequeñas angustias etc.

Otros autores utilizan la técnica del protagonismo colectivo para denunciar las injusticias de la vida en las fábricas, (Central eléctrica de Luis Pacheco), en el campo… Destaca El Jarama de Sánchez Ferlosio quién muestra la pobreza y miseria de la sociedad. También en esta época escribe Delibes conocido por su primer libro; La sombra del ciprés es alargada. Este conjunto de obras se encuadra dentro de la narrativa social.

Miguel Delibes escribe obras ambientadas tanto en el campo, con una visión que combina el amor por la naturaleza con las situaciones duras de la vida de la gente  (El camino) como en la ciudad, critica a actitudes pequeño-burguesas (El príncipe destronado).En esta década se da conocer Torrente Ballester (Javier Mariño) .

-A mediados de los 50 surge un grupo de jóvenes escritores que nos narran su infancia en la época de la guerra y principio de la posguerra: Duelo en el paraíso de Juan Goytisolo y  Primera memoria de Ana Matute.

-Década de los 60: Se publica la obra de Tiempo de silencio de Luis Martín Santos (la obra cuenta las experiencias de un joven que tras practicar un aborto a una chica que vivía en una chabola va la cárcel) , esta obra supone una renovación de la narrativa del momento, la obra incluye técnicas experimentales como el uso del monólogo interior , el flashback, los vaivenes temporales, las historias que se entrecruzan, los cambios de perspectiva, el uso del narrador en segunda persona, Faulkner (texto periodístico), Kafka (fantasía simbólica) , Joyce, Proust, son los modelos. 

Se pone de moda la narrativa experimental, el argumento deja de tener importancia y cobra importancia la experimentación técnica.  Los mayores se suman a esta renovación. Cela escribe San Camilo,36 monólogo interior de un raterillo que pasea por la noche por las calles de Madrid. Delibes; escribe Cinco horas con Mario, monólogo interior de una mujer ante el cadáver de su marido. Torrente Ballester; escribe obras con un valor simbólico en la que utiliza la fantasía para criticar la realidad, pero su obras más conocida es La Saga/ fuga de JB obra que parodia los excesos en la experimentación narrativa.

Junto a los ensayos, la generación del medio siglo cobrará mayor peso. Destacan  Juan Goytisolo; escribe Reivindicación del conde D. Julián, esta obra exige un lector activo que reconstruya la trama. Mezcla el mundo de la publicidad en el periodístico con los monólogos etc. Juan Marsé; no pierde de vista la trama ni la crítica social, aunque mezcla las renovaciones experimentales. Destaca Últimas tardes con Teresa, la historia de un ladronzuelo que se hace pasar por espía del régimen franquista para ligar con una chica de clase alta y Juan Benet; destaca Volverás a Regíón, novela ambientada en un lugar nebuloso símbolo de la España de la época, en la que un vigilante permite la entrada a quienes acceder, pero no la salida a los que quieran escapar. Es una crítica a la dictadura.


EL TEATRO DE POSGUERRA


Tras la Guerra Civil el teatro es el género literario más olvidado. El público quiere ver obras ligeras de carácter convencional (Alfonso Paso) y también buscan un teatro de humor, en el que destacan Javier Parcela y Miguel Mihura, con Tres sombreros de copa, obra que se convierte en una crítica a las convenciones y una defensa de la libertad.

Junto al teatro comercial se da un teatro existencial, que no es del gusto del público y tiene problemas para representarse (censura, dificultades de los empresarios, que conducen a la autocrítica). Encontramos dos posturas: los que quieren ser representados y disfrazan la crítica (Buero Vallejo), y quienes escriben un teatro de denuncia de los abusos de poder aunque no vaya a representarse (Alfonso Sastre).

Buero Vallejo. Es el máximo exponente del teatro de posguerra. Denuncia la injusticia, habla de la verdad, libertad… Pero no crea un teatro psicológico, sino alegórico. Distinguimos 3 etapas:

– Hasta 1960 su teatro es existencial. El deseo de escapar de una vida vacía, la imposibilidad de alcanzar la felicidad. Destaca Historia de una escalera.

– De 1960 a 1970 un teatro social. Ambienta sus obras en el pasado para denunciar injusticias. El tragaluz.

– De los 70 en adelante. Combina lo existencial con lo social, pero lo específico es la experimentación. Identifica al espectador con el personaje. La detonación.

Alfonso Sastre. Escribe desde la cárcel obras que no van a ser representadas hasta que no acabe la dictadura. Tratan de cómo rebelarse ante un poder injusto y de los problemas éticos que provoca dicha rebelión. En su primera etapa hace un teatro existencial (Escuadra hacia la muerte). En su segunda etapa (60-70), hace un teatro de tragedia compleja, combina la tragedia clásica con personajes grotescos (La sangre y la ceniza). En su tercera etapa (del 70 en adelante) hay un interés por la tesis experimental y por lo terrorífico.

Otros autores del Realismo existencial (que se preguntan sobre la vida vacía, la imposibilidad de la felicidad…) y social (denuncia de injusticias sociales), en los 40, 50 y 60 son: Lauro Olmo con La camisa, Martín Recuerda con Los salvajes de puente San Gil (en la que muestra técnicas esperpénticas de Valle-Inclán), Rodríguez Méndez con Los inocentes de Moncloa, o Carlos Muñiz con El tintero.

– A partir de los 70 el experimentalismo llega a España ya que se conoce el teatro del absurdo que se estaba haciendo en el extranjero. Los autores más importantes son:

Francisco Nieva. Se caracteriza por la experimentación, elementos surrealistas con gran peso del lenguaje Barroco, grotesco y lo irracional. Tiene dos etapas; un teatro de farsa y calamidad con La carroza de plomo candente y un teatro furioso (el juego, lo caricaturesco).

Fernando Arrabal. Tiene intención crítica, es antibelicista en Pic-nic, con lenguaje infantil y elementos surrealistas. Evoluciona al teatro pánico o total en El arquitecto y el emperador de Asiria.

Otro autor importante fue José Ruibal, autor de El hombre y la mosca.

Surgen también grupos de teatro independiente que desarrollan sus obras en parques, garajes, plazas… Son representaciones en las que cobran importancia los elementos extratextuales (luz, sonidos, música), incorporan elementos circenses, obligan a participar al espectador. Destacan Els joglars, Tábano…

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.