Que significa tanatico

Share Button

Los personajes

  • Bernarda (60 años): su nombre significa ‘con fuerza de oso’ y es la encarnación hiperbólica de las fuerzas represivas.  Es tiránica y déspota. Representa las convenciones sociales y morales más añejas: reconoce la importancia de las críticas y su celo incluye los aspectos más externos (las apariencias). A los impulsos eróticos opone la decencia, la honra, la obsesión por la virginidad. Tales ideas corresponden a la concepción tradicional de la mujer frente al hombre: las convenciones sociales serán más estrictas para las mujeres. Todo esto va unido al orgullo de casta, a la pertenencia a un grupo social superior.  Representa la autoridad, el poder simbolizado por el bastón y en el uso de un lenguaje prescriptivo (órdenes). Toma sus deseos por realidades.

  • Las hijas: viven entre la reclusión impuesta y el deseo del mundo exterior. Los anhelos eróticos o de amor podrán aparecer unidos a la idea de matrimonio, único cauce permitido para salir del encierro. Cada hija mantendrá una actitud diferente que se expresa en el simbolismo de sus nombres.

  • Angustias (39 años): primogénita y heredera de la fortuna atraerá por ello al pretendiente, Pepe el Romano. Para ella el matrimonio significa la salida de la casa, del “infierno”. Pero no hay en ella pasión o ilusión verdadera.

  • Magdalena (30 años): da muestras de sumisión al tiempo que protesta amargamente por su situación.

  • Amelía (27 años): es el personaje más desdibujado, pero se muestra resignada, medrosa, tímida.

  • Martirio (24 años): es un personaje más complejo. Su madre frustró su boda con el joven Enrique Humanes por ser éste hijo de un gañán. Siente resentimiento y grandes celos de su hermana menor, ya que ve impotente como ésta atrae a Pepe el Romano. Su actitud ante los hombres es turbia: por un lado reniega de ellos y, por otro, arde con una pasión que la lleva hasta una irreprimible y nefasta vileza.

  • Adela (20 años): encarnación de la abierta rebeldía. Su vitalismo se manifiesta en el símbolo del traje verde que se pone. Su fuerza, su pasión, le hace prorrumpir en exclamaciones “escandalosas”. En desafío abierto con la moral establecida está dispuesta a convertirse en amante de Pepe. El momento culminante de su rebeldía será aquél en el que rompe el bastón de Bernarda. Pero la suya será una rebeldía trágica.

  • Otros personajes:

  • María Josefa, la abuela: como ciertos personajes de Shakespeare en sus palabras se mezcla la locura, la verdad y la poesía. Sus intervenciones tienen como efecto agrandar líricamente los problemas centrales: la frustración de las mujeres, el anhelo de matrimonio y de maternidad, el ansia de libertad, de espacios abiertos. La madre de Bernarda es una anciana aparentemente loca cuyas palabras dicen verdades reales y poéticas. Expresa lo que ninguna de las hijas se atreve a decir: el deseo de libertad, de amor, de maternidad, etcétera. Da una mala imagen de Bernarda, por lo que ésta la mantiene siempre encerrada. Sus referencias al mar (casarse en la playa, llevar perlas, etc.) son parte de la imaginería poética de Lorca.

  • La Poncia: como vieja criada podría ser de la familia –y, en efecto, interviene en las conversaciones, en los conflictos, hace advertencias, aconseja, incluso tutea a Bernarda- pero ésta siempre le recuerda las distancias que las separa. Ella asume su condición pero está llena de un rencor contenido. En las conversaciones con las hijas, su modo abierto y descarado de hablar de lo sexual aportará un elemento de contraste y turbias incitaciones. Pero por encima de todo es un personaje inolvidable por su sabiduría rústica, por su desgarro popular y por el sabor, la riqueza y la creatividad de su habla popular.  Su nombre evoca a «Poncio Pilato», quien pudiendo intervenir decide lavarse las manos en la crucifixión de Jesucristo en la Biblia.

  • La otra criada: participa del rencor hacia su ama, aunque se muestra sumisa e hipócrita. Obedece a la Poncia pero se muestra ruda con la mendiga, lo que remarca el mundo rígidamente jerarquizado ante el que nos encontramos en la obra.

  • Las vecinas y Prudencia (amiga de Bernarda): mujeres de luto que asisten al duelo y que son como un coro con sus rezos y habladurías.

– Pepe el Romano (25 años): aunque no aparece en escena es un personaje omnipresente. Es la encarnación del Hombre, del oscuro objeto de deseo. Aunque todo lo que de él se va diciendo compone un retrato bastante perfilado (se destaca su doblez), su papel es esencialmente catalizador de las fuerzas encerradas en la casa. Pretendiente de Angustias, la hija mayor y heredera, pero atraído por la juventud y belleza de Adela, y amado por Martirio.

La estructura: 3 actos (planteamiento, nudo y desenlace); un espacio (la casa), tiempo condensado (menos de 24 horas) (Regla de las 3 unidades)

 Lorca plantea el conflicto y lo va llevando “in crescendo” con momentos de máxima tensión y con algún instante de aparente distensión. Los acontecimientos se presentan perfectamente encadenados. Este encadenamiento viene reforzado por el hecho de que los actos no se subdividen en escenas.

Realismo poético

  • Riqueza costumbrista: contacto con la vida de un pueblo con sus incidentes y comadreos, con las faenas del campo o las labores domésticas, con tradiciones como las que conciernen al duelo y al luto, a la herencia con sus particiones o al noviazgo aldeano con la petición, las conversaciones a través de la reja de las ventanas, la confección del ajuar, etc. 

  • Lo realista queda transcendido por la desmesura y la intensidad de las pasiones. Las realidades aparecen cargadas de un gran simbolismo. (uníón de realidad y poesía)

El diálogo. El lenguaje

  • La maestría del diálogo: fluidez, predominio de réplicas cortas y rápidas.

  • Intenso sabor popular, andaluz, sin recurrir a vulgarismos fáciles más propios del sainete, que se muestra en determinados giros y palabras, pero, sobre todo, en un carácterístico gusto por la hipérbole y una peculiar creatividad.

  • Dimensión poética del diálogo: motivada por la creatividad del habla andaluza a la que se une la del propio Lorca. Su fundamento, además del simbolismo, son las abundantes imágenes y comparaciones, que no contradicen el sabor popular.

  • El lenguaje desempeña un papel primordial tanto en la creación de la atmósfera dramática como en la individualización de los personajes.

Simbología

Lorca estaba fuertemente influido por el simbolismo, común en la Generación del 27. He aquí unos cuantos símbolos:

  • La Naturaleza (agua, perlas, estrellas y animales): sed como referencia al deseo sexual (véase el sofoco: por eso Bernarda quiere cerrar ventanas y Adela/Martirio tienen sed. El caballo cuando da coces tiene sed). El pueblo no tiene ríos (igual a vida) pero sí pozos (oscuros símbolos de muerte). Se contrastan las referencias al agua estancada/envenenada de los pozos con el agua limpia e infinita de mar (con el que se asocia María Josefa). Las perlas del anillo de Angustias; su casamiento es un modo de escapar. La fascinación de Adela con las estrellas representa su deseo de escapar y brillar. El caballo representa la opresión de la energía sexual. 

  • La luna: viene dado por el hecho de que Adela adora la luna y las estrellas símbolo de erotismo, lo cual nos habla de su pasión con Pepe el Romano y su deseo por poseerlo, ya que habla de lo bonita que es la noche con la luna y sus estrellas, lo cual nos descubre su deseo de libertad. 

  • Blanco-negro (viene reforzando la idea del documental fotográfico: blanco para lo positivo en general (la vida, la libertad, la sexualidad) mientras que lo negro se refiere a la muerte (Adela muere de noche) y al fanatismo religioso (luto). 

  • El color verde: significa la rebeldía en Lorca. Lo demuestra mediante el vestido verde que luce Adela y el abanico que usa, ella es la única de las hijas que se rebela contra la voluntad de su madre. El verde es también representación de la muerte para Lorca, así lo podemos apreciar en el mismo personaje de Adela (vestida de verde) que acabará su vida trágicamente. 

  • El calor reinante contribuye a intensificar la tensión dramática y a moldear el carácter triste de los habitantes de las tierras secas frente a la de los habitantes de las tierras húmedas. Además, se asocia también con el hado y la fatalidad de los personajes. 

  • El caballo garañón representa otro papel simbólico claro. Es la correlación de Pepe el Romano en el mundo animal, y por lo tanto, un símbolo sexual muy acusado. Hasta tal punto es así que la respuesta de Bernarda, Prudencia cuenta, en el manuscrito con una variante tachada muy significativa: “Al amanecer se le echará cinco” (yeguas). Cinco, como las hijas de Bernarda. Con el caballo garañón se introduce otro espacio dramático de función decisiva. 

  • El bastón como símbolo del poder tiránico de Bernarda. Cuando Adela lo rompe acaba la tiranía, muestra la rebeldía de Adela. El bastón como símbolo fálico. El bastón como símbolo de la ceguera de Bernarda ante las pasiones de sus hijas. 

  • El color blanco de las paredes de la casa se va apagando a medida que transcurre la trama, pasando de blanquísimas (Acto 1) a «ligeramente azuladas» (Acto 3), lo que simboliza la pérdida de la pureza (tema que obsesiona a Bernarda) a lo largo de la obra. 

  • Sonido: Las campanas que repiquetean por la muerte del segundo esposo de Bernarda, y también presagian la muerte de Adela.

Los nombres

  • Bernarda: nombre de origen teutón: «con fuerza o empuje de oso». Alba: blanca, símbolo de castidad. 

  • Angustias: etimológicamente, del latín «angostura», «dificultad». Significa opresión, aflicción, congoja; estrechez de lugar o del tiempo. A esto, añadirle el significado directo: es un personaje acongojado por el paso del tiempo. Se hace vieja y no ha encontrado marido y, por tanto, busca una manera de salir de la casa. 

  • Magdalena: desconsolada, lacrimosa. 

  • Amelía: territorio gobernado por un caudillo. 

  • Martirio: muerte o tormentos padecidos por causa de la religión. 

  • Adela: de carácter noble. 

  • La Poncia: nombre relacionado con Poncio Pilatos. 

  • Prudencia: una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo para seguir o huir de ello. 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *