Sociedad ilustrada

Share Button
EL TEATRO INNOVADOR DE LOS SETENTA La temática de este nuevo teatro gira en tomo a la falta de libertad, la injusticia y la alienación. En  lo referido a su tratamiento dramático, se sustituye el enfoque realista por un enfoque simbólico. Se recurre a la farsa, a lo grotesco, a  deformaciones esperpénticas; se da entrada a lo alucinante y a lo onírico (todo ello realzado por la escenografía). El lenguaje, por su parte, junto a tonos directos, acude al tono poético, y se cultivan los recursos extraverbales (sonoros, visuales, corporales, etc.), inspirándose en la comedia musical, la revista y el circo. El teatro de Fernando Arrabal,  Se trata de un teatro de seres indefensos, víctimas de opresores ocultos, en el que priman la desazón y la inquietud. Destaca también su concepto del “teatro pánico”, que le lleva a conciliar lo absurdo con lo cruel e irónico, identificando el arte con el acto vivido.Obras en esta línea serían Pic-Nic, El cementerio de automóviles o El Arquitecto y el Emperador de  Asiria. Posteriormente su teatro adquirirá tonos políticos de lucha en obras como Teatro de guerrilla y Oye, Patria, mi aflicción. Fernando Arrabal estuvo prohibido en España hasta la llegada de lademocracia. El teatro de Francisco Nieva, por su parte, presenta como tema básico el de la sociedad, que degrada al ser humano al impedir la satisfacción de sus necesidades profundas.  Ante ello se erige la transgresión, a menudo debida a la necesidad de una liberación sexual. En su producción se pueden distinguir tres géneros: a) teatro furioso (Pelo de tormenta), b) teatrode farsa y calamidad (Malditas sean Coronada y sus hijas), y c) teatrode crónica y estampa (Sombra y quimera deLarra). Dentro del teatro de carácter innovador también resulta destacable un grupo de dramaturgos conocidos como “nuevos autores”, en los que destaca el empleo del simbolismo, el acentuado carácter vanguardista, un marcado pesimismo y el frecuente uso de la simbología animal. En sus textos aparece recurrentemente el tema del poder opresor, así como elementos provocadores  relacionados con la sexualidad, el lenguaje escatológico y la violencia física y verbal. Autores de este grupo serían José Ruibal (El hombre y la mosca), Manuel Martínez Mediero (El último gallinero) o Antonio Martínez Ballesteros (Orestiada 39). Por otra parte, dentro de la búsqueda de un teatro renovador, a principios de los 70 surgen los grupos de teatro independiente, al margen de las cadenas comerciales y creados para vencer inercias y limitaciones. Destaca en este sentido la aportación de los grupos catalanes Els joglars, Els Comediants, Tricicle y La Fura dels Baus, y de los madrileños Los goliardos, Tábano o el TEI (Teatro Experimental Independiente). Antonio BUERO VALLEJO (1916-2000) Nacíó en Guadalajara en 1916.Su labor teatral ha obtenido numerosos reconocimientos, entre ellos el premio Lope de Vega, el Nacional deTeatro y el premio Cervantes en 1986. Fue miembro de la Real Academia y murió en Madrid en el año 2000. Sus obras constituyen una original síntesis de Realismo y simbolismo, y en ellas se oponen conflictivamente personajes contemplativos y personajes activos, los cuales no despiertan admiración como los de las tragedias griegas, sino compasión. La temática suele girar en torno al anhelo de realización humana y a sus dolorosas limitaciones. Trata de suscitar la reflexión en el espectador, invitándole a captar, por debajo del  contenido aparentemente amargo de sus obras, el mensaje de esperanza subyacente, y a luchar contra la injusticia con las armas de la voluntad y de la solidaridad. Su producción puede dividirse en tres grupos temáticos: 1. Teatro simbolista. A través de la tara física de la ceguera, Buero simboliza las limitaciones humanas. Ello se aprecia en obras como: En la ardiente oscuridad, que escenifica la historia de Ignacio, un ciego que llega a una institución de invidentes que viven felices, ignorantes de su limitación física, símbolo de las limitaciones humanas. De temática similar son: La tejedora de sueños, El concierto de San Ovidio e Irene o eltesoro. 2. Teatro de crítica social. Buero cultiva el  drama social y existencial, del que se vale para indagar en la frustración de la sociedad de la posguerra. Obra representativa de esta etapa es Historia de una escalera.
El tragaluz, se centra en las relaciones entre dos hermanos, Vicente y Mario, separados tras la Guerra Civil. Otra obra importante de este grupo es La fundación. 3. Teatro histórico, con un tema central: el destino del pueblo en una sociedad injusta. Destacan Un soñador para un pueblo, sobre el motín de Esquilache; El sueño de la razón, sobre la vida de Goya. Las meninas, sobre Velázquez; obras que plantean temas actuales ambientados en otras épocas de la historia.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *