Trabajo el conde Lucanor

Share Button

Capitulo 1: x

Nícolás Pertusato, apodado Nicolino en su tierra de origen (Italia), recuerda con temoridad y con entusiasmo a la vez los motivos de su marcha hacia España.

En aquellos tiempos, en los que Nicolino vivía con su padre a la edad de siete años, un caballero español, por orden de su padre, lo apartó de su hogar llevándolo a la Corte Española. Este noble extranjero obliga a nuestro protagonista a quitarse los zuecos que tanto le molestaban.

Marina aya de Nícolás, no lo acompaña en la despedida, y éste entiende que no volverá a verla más, por lo que monta en la carroza con el noble desconocido.

Capitulo 2

Tras el viaje en carroza, llegaron al puerto de Génova. Allí, Nicolasillo descubre el por qué de su inesperada marcha, y el motivo por el que era diferente a los demás niños.

Al embarcar, Nícolás conoce a otro enano como él, aunque de edad superior, estos entablan una gran amistad, éste se llamaba Acedo, apodado primo a sus espaldas, y explica a Nicolasillo lo que el futuro le deparará, también le aporta consejos sobre como mantener la dignidad 


Capitulo 3

Durante el viaje a España, Nícolás apenas podía digerir lo que comía y devolvía todo, pero, gracias a Acedo consiguió sobrevivir en aquel viaje.

Un día, mientras Nicolasillo y Acedo se encontraban en el camarote, arriba, los marineros jaleaban ante un criado, éstos salieron de inmediato y contemplaron cómo Marconi intentaba castigar a su esclavo. A todo esto, Acedo consiguió que Marconi perdonara la vida de su criado, Jerónimo, y también el Primo consiguió agregar al criado mal herido a su propiedad, por lo que Nícolás le cura las heridas. A todo esto Jerónimo le esta enteramente agradecido.

Capitulo 4

El navío por fin llegó a España. Jerónimo estaba feliz tras, su sencillo trueque de amo y la recuperación de sus heridas. En cambio, Nicolasillo estuvo sumergido en una melancolía, a la que súperó a los dos meses, mientras ingresaba en palacio.

En palacio estuvo bajo la custodia de doña Francisca Guijuelo, una mujer bastante apreciable, también ésta le proporcionaba alimentos sin hacer caso a las recomendaciones del médico. Entre fogones, Nícolás, también conoce a Tommaso, personaje que le ayudó a rescatar a Moisés del balde. Y finalmente, gracias a moisés Nicolasillo sale de su ensimismamiento.


Capitulo 5

Tras la recuperación psíquica de Nícolás, don Alonso Ortiz le proporciónó, junto a Ana y Manuelillo, una amplia ilustración para que pudiera llegar a ser criado de Cámara.

Manuelillo a ser nulo en los estudios, y por lo contrario, un apasionado de las guerras y las armas, solicitó entrar al servicio de un capitán de las caballerizas, por lo que éste partíó a Flandes, lugar del que nunca regresó con vida. Nicolasillo sufríó la pérdida de su amigo, mientras que memorizaba y recitaba versos para don Alonso.

Capitulo 6 En los años siguientes, Nícolás se convirtió en el criado discreto que los Reyes esperaban, por lo que fue tomando nota de cuanto había que saber para servir a sus Majestades. También, éste conocíó a Maribárbola, con la que entabló una buena relación, y gracias a ella conocíó a Velázquez. Pero, una noche mientras Nicolasillo paseaba por los pasillos de palacio, este divisó a unos hombres ebrios, entre los cuales estaba el Conde Aguilar, que lo atacaron mediante mofas y medios violentos, por lo que Nicolasillo golpeó al Conde Aguilar e huyó a su habitación. Al día siguiente, Nícolás se sentía culpable ante su reacción la pasada noche, y decide pedirle consejo a Maribárbola, pero antes de que él le pudiera contar nada, ella fue la que inició la conversación advirtiéndole que en palacio la noticias vuelan, aunque lo más probable fuera que Aguilar no hubiera aireado el asunto por propios intereses. A todo esto, Bárbara le aconsejó que fuera a donde Velázquez, ya que era el único hombre en palacio que podría ayudarle, para a su vez poder recuperar el amor de María Sarmiento.


Capitulo 7


Siguiendo el consejo de Maribárbola, Nícolás fue a ver a Velázquez, para obtener ayuda frente al caso del Conde Aguilar. Cuando llegó al obrador en donde trabajaba el pintor, vio que éste estaba acompañado por un caballero cuya presencia no derrochaba demasiada confianza, a pesar de ello aquel hombre hizo recitar a Nicolasillo unos versos fúnebres en italiano. Al abandonar el obrador, aquel caballero pidió a Velázquez que Nícolás apareciera en el cuadro que tenían en proyección. Finalmente, cuando Nícolás pudo encontrar consuelo a su preocupación junto al aposentador Velázquez, descubríó que el misterioso hombre con el que había conversado se hacía llamar Nerval, nombre que le produciría escalofríos a lo largo de su vida.

Capitulo 8


Durante la siguiente semana, Nicolasillo recibíó la visita de Acedo, al que cariñosamente llamaba Padrino, ya que fue el primero que le aconsejó en su viaje a España, aunque también le hacía llamar así por el mutuo afecto que se tenían. A lo largo de la visita, Acedo anunció a Nícolás que el Rey había ordenado su admisión en el cuadro que Velázquez tenía en mente, por lo que debería saltar de gloria; también le aconsejó que se casara con Bárbara Asquín, ya que era una mujer muy astuta, aunque a esto último Nícolás se echó a reír. Al finalizar la charla, Acedo marchó a Sevilla

Capitulo 9


Días más tarde, Nícolás fue llamado por el Rey, por lo que su aya, Francisca, le encomendó unos ropajes de terciopelo, y don Alonso le hizo un breve repaso de conducta. Finalmente, acudíó donde el Rey, el cual le aconsejó durante su charla, de reducir su orgullo en palacio, e ir a vivir junto a Velázquez mientras éste preparaba su cuadro, también le dijo las siguientes palabras:”-Nícolás, alguien me ha dicho que tú serás el último de todos nosotros y podrás verlo y contarlo todo. Así que anda con los ojos bien abiertos para cuando precise de tu información.” Nicolasillo no entendíó bien lo que el rey Felipe quiso decirle, pero el caso fue que aquellas palabras fueron de boca en boca por todo palacio, hasta llegar a los oídos de José Nieto, todo esto gracias a la discreción del gentilhombre de Cámara. Tras aquella alcahuetería, Nícolás tuvo una breve discusión con Nieto.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *