Descarga de cronica de una muerte anunciada en word

Share Button

Cronica literaria y perspectivismo


García Marquez, colombiano, nació en 1927. En los años 60 gracias a la obra
100 años de soledad vino a la fama. Crónica de una muerte anunciada aparece después de 6 años sin ninguna publicación, esos 6 años se deben a que él era de izquierdas y no estaba de acuerdo con los gobiernos. Dedicado al periodismo en aquella época, la obra contiene muchos rasgos periodísticos.

Tiene muchos rasgos de las novelas policíacas como un móvil, una víctima, unos asesinos, violencia en la escena final del crimen, tensión y suspense, aunque desde el primer momento se sabe que va a morir. Aun teniendo muchos rasgos policíacos, esta obra se presenta como una crónica periodística: se recoge una cronología de los hechos y se desarrolla una narración. No solamente se trata de una crónica periodística, también hay una elaboración literaria muy cuidada. Se observa en los siguientes rasgos:

  1. El estilo. Se advierte un estilo que intenta enmarcar los hechos dentro del realismo mágico, así la crónica se convierte en literatura (personajes mágicos de 100 años de soledad, y exageraciones propias de aquel mundo).
  2. El modelo de la tragedia.
    Aunque el argumento de la obra se construye sobre un hecho real, el autor consigue mediante la alteración de los elementos, darle un toque de desmesura que le acercan al ámbito de la tragedia. La venganza mediante la muerte alcanza una gran dimensión, gracias al exceso de la exageración haciendo siempre inocente a la víctima y sin saber éste que lo iban a matar.
  3. Final folletinesco. Al final cuando los novios separados en la noche de bodas, vuelven a vivir juntos, la historia trágica se convierte en una historia de amor con un final propio del folletín.

Desde un principio aparece un narrador en primera persona que va a dominar el relato. También se da al lector la situación de narrador: es un cronista que ha vuelto al pueblo con intención de establecer los hechos sucedidos años atrás, en los que el también participó. Esta doble condición de narrador y personaje le lleva a usar una forma autobiográfica.

El narrador, para construir el pasado, se sirve de varias fuentes que prestan a la narración distintas perspectivas. El sumario, la cita del informe de la autopsia y las cartas de la madre del cronista. El narrador cronista se vale también de sus propios recuerdos, pero la fuente que caracteriza a la obra como crónica es la manifestación de un extenso número de testigos presenciales.

El narrador también, adopta un punto de vista propio del narrador omnisciente, sirviéndose de lo que sabe o recuerda. En general en los pasajes narrativos la voz del narrador es objetiva, en cambio, en las descripciones es mucho más subjetiva. 


La fatalidad vista como resultado de las torpezas humanas




El titulo de la obra ya contiene los elementos básicos de la fatalidad. Al igual que 100 años de soledad, crónica de una muerte anunciada empieza fatalmente. Durante la historia, domina el destino, hasta hacer de ella una tragedia. Este destino no es el que los dioses deciden, sino que se va creando por las constantes torpezas humanas.

Una de las contradicciones en la obra es, que todo el puebla sepa que los Vicario van a matar a Santiago Nasar, menos él, que no se entera hasta el final, y aun así no comprende nada. La otra gran contradicción es, que en el pueblo en donde se enteran de todo, como fue posible que no se enterasen de la perdida de virginidad de Ángela Vicario. A las contradicciones se suman varios interrogantes, al lector no le queda claro quien fue el autor del crimen de honor del que es victima Ángela, Santiago Nasar fue asesinado probablemente por algo que no cometió. También quedan dudosas otras acciones como si la cocinera y su hija sabían o no que lo iban a matar. Las contradicciones y esas acciones dudosas son el centro de acción de los personajes, el narrador no lo comenta, pero si hace un comentario sobre la infinidad de casualidades. Todas estas casualidades son auténticas torpezas humanas que causarán la fatal tragedia.

Finalmente, los habitantes del pueblo son especialmente torpes a la hora de interpretar los hechos que les rodean, se equivocan tanto que posibilitan la tragedia. En conclusión, cabe preguntarse si la fatalidad anula la moralidad. Si el crimen tenía que realizarse, los que participaron en él parecen absueltos de culpa. García Márquez dijo que en esta novela intentó desmontar la fatalidad, que son los seres humanos los causantes de esa fatalidad.


El sentido de la obra como desencadenante de la tragedia




Crónica de una muerte anunciada se desarrolla en medio de un ambiente de casualidades y equivocaciones que hacen posible la tragedia. Sólo hay dos puntos claros y firmes: el asesinato de Santiago Nasar y la creencia de todo el pueblo en la validez de su código de honor. Para algún crítico la ironía en la novela, se da cuando Bayardo devuelve a su novia el día de la boda, sentenciando así a Santiago. Esto podría tratarse de influencia literaria, ya que se da en muchos textos literarios (la casa de bernarda alba). Santiago Nasar vivió en un pueblo de valores invertidos, nada razonables. No parece pues, que el concepto moral del pueblo censure de ninguna manera la práctica y el ejercicio de la prostitución, ésta era la típica mentalidad popular hispánica de esa época. Otra mentalidad en los personajes del pueblo es la del materialismo, Bayardo San Román es un claro ejemplo.

Mas referencia a la honra en sentido sexual se da en la forma de criar a los hijos, el claro ejemplo en la novela es el de la familia Vicario. La educación recibida prepara a los hermanos Vicario para cometer este crimen de honor, pero se consideran inocentes ya que hicieron la inimaginable para que les impidiesen matarlo. Dentro del código de honor figura también la idea de si una mujer ha perdido la virginidad fuera del matrimonio es porque ha sido forzada contra su voluntad. El abogado defensor de los Vicario acepta también el código de honor, sustentando la tesis del homicidio. La mayoría del pueblo acepta ese honor ya que no hicieron nada por impedirlo. En conclusión se puede decir que García Marques ha querido expresar una crítica irónica al código de honor que predomina en el pueblo, el cual es el desencadenante de la tragedia.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *