Diferencias entre Generación del 98 y Modernismo

Share Button

El Modernismo :


El período comprendido entre 1898 y la Guerra Civil se denomina Edad de Plata de la literatura española por la gran cantidad de escritores importantes que coinciden en el mismo. En este período destaca el desarrollo y renovación de la poesía lírica, que destaca en los siguientes movimientos literarios: El Modernismo y la Generación del 98; el Novecentismo, o Generación de 1914; las Vanguardia y la Generación de 1927.
El Modernismo es un movimiento renovador de la cultura y el arte que aparece en los últimos años del Siglo XIX. En literatura, el Modernismo surge hacia 1888 (fecha de publicación de Azul, de Rubén Darío) en Hispanoamérica. Los poetas modernistas se oponen a la visión utilitarista de la literatura que para ellos representaba el arte burgués y buscan una poesía ideal caracterizada por la belleza absoluta y la perfección formal. El maestro del Modernismo español es el nicaragüense Rubén Darío. Entre los españoles, destacan Salvador Rueda, Manuel Machado y, en sus primeros libros, Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez. Junto al Modernismo, destaca la poesía más comprometida con la realidad española de finales del XIX de los escritores de la llamada Generación del 98, principalmente Miguel de Unamuno y Antonio Machado. Generación del 98 y Modernismo comparten la actitud de rechazo de la literatura anterior. El Modernismo español recibe la influencia de las nuevas corrientes renovadoras de la lírica europea (sobre todo, la francesa): Decadentismo, Parnasianismo y Simbolismo. En los modernistas destaca su esteticismo: buscan la belleza y la perfección formal y, frente a las corrientes realistas, huyen de la realidad para buscar la belleza de otros mundos (literatura de evasión). El exotismo de los modernistas se manifiesta en las ambientaciones de sus poesías y cuentos (mundo oriental, Grecia clásica, Versalles, culturas indígenas americanas, etc.). Los modernistas buscan la creación de un particular lenguaje poético que se manifiesta en la selección del léxico, en busca de la musicalidad y las evocaciones sensoriales; las imágenes brillantes; y la renovación métrica.

Las Vanguardias :

La actitud de rebeldía contra la cultura y el arte dominantes es compartida por las llamadas Vanguardias, movimientos artísticos que se suceden en Europa en el período de entreguerras, caracterizados por su pretensión de novedad y originalidad. Estos movimientos son efímeros: duran muy poco, e inmediatamente son sustituidos por otra “vanguardia”. Las Vanguardias constituyen un arte minoritario difícil de comprender por los no iniciados y caracterizado por el deseo de experimentación técnica. Las primeras Vanguardias surgen como reacción al Realismo. En el Cubismo destacan novedades formales como el collage o la disposición de los textos formando una imagen (caligramas de Apollinaire). El Futurismo canta el progreso, la velocidad y el maquinismo. En su manifiesto se indica que un automóvil de carreras es más hermoso que la Victoria de Samotracia. El Expresionismo alemán, sin embargo, no es propiamente antirrealista, sino que trata de ofrecer una visión trágica, angustiada y caricaturesca de la realidad con una intención crítica, parecido a la gran creación de Valle-Inclán: el esperpento. El Dadaísmo es un movimiento provocador, que cultiva el absurdo y lo irracional (asociaciones ilógicas de ideas, el mundo de los sueños, etc.). Algunos escritores dadaístas se integrarán al Surrealismo, el movimiento de vanguardia más importante y de mayor pervivencia, cuyo primer Manifiesto sepublica en 1924. Los surrealistas aspiran a acceder a una realidad superior, una sur-réalité, término del que procede Surrealismo. El Surrealismo propugna la liberación total del hombre, y sufre la influencia de Freud (liberación de los impulsos del subconsciente, importancia de los sueños para acceder al subconsciente) y de Marx (liberación de la esclavitud que impone la clase burguesa). Ese acceso a la verdadera realidad se produce mediante técnicas diversas: la escritura automática, el collage, la transcripción de los sueños o los delirios provocados por drogas o alcohol. En la poesía surrealista, el lenguaje se libera de los límites de la expresión lógica, y aparecen metáforas insólitas, imágenes oníricas, asociaciones inesperadas de palabras, recursos al humor negro, etc. En España, Ramón Gómez de la Serna difunde muchas de las vanguardias que se producen en Europa en revistas y tertulias, y en 1918 surgen el Creacionismo (con el poeta chileno Vicente Huidobro y el español Gerardo Diego) y el Ultraísmo, los dos movimientos de vanguardia propiamente hispanos.
Rubén Darío (1867-1916) :Rubén Darío es el seudónimo del nicaragüense Félix Rubén García Sarmiento, considerado el maestro del Modernismo español en sus dos variantes, el Modernismo externo, exótico y formal, y el Modernismo intimista, melancólico y pesimista. Rubén Darío visitó dos veces España y fue recibido con admiración por los primeros modernistas, que lo consideran su maestro. Es el gran renovador de la poesía española y tuvo una extraordinaria influencia en todos los movimientos de principios del Siglo XX. Entre sus obras destacan Azul (1888), en prosa y verso, libro con el que se inicia el Modernismo hispanoamericano. Su obra modernista por excelencia es Prosas Profanas (1896), que, a pesar de su título, solo recoge composiciones en verso en las que desarrolla los temas y motivos más carácterísticos de la nueva escuela, y presenta variados recursos y formas métricas propias de la renovación formal de la poesía.
Cantos de vida y esperanza (1905) comparte con los escritores coetáneos españoles de la época (los noventayochistas) preocupaciones sociales y existenciales. En este libro, junto a poesías puramente modernistas, encontramos otras de carácter intimista, y poesía política.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.