El boom de la novela hispanoamericana

Share Button

II.- GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Y EL BOOM DE LA NOVELA HISPANOAMERICANA

El boom de la narrativa hispanoamericana surgíó alrededor de los años 60 y 70 y dio paso a una narrativa pura y renovada, lo que permitíó llevar esta literatura por todo el mundo.
Esta explosión de creatividad cultural y social llegó a Europa,  El escenario mundial de los últimos siglos siempre había sido protagonizado por escritores europeos.                                                           

Las diferentes historias literarias suelen clasificar la novela hispanoamericana en los siguientes periodos de creación:

Narrativa de principios de siglo, hasta 1940. La nueva novela, 1940-1960 y El boom de los 60.                                                                                              

-Narrativa de principios de siglo, hasta 1940,el Realismo narrativo de los primeros siglo puede presentar, en ocasiones, pinceladas de tipo naturalista y a la vez, es compatible con resabios de lenguaje ROMántico en el tono poemático de muchas páginas, de un Realismo bastante particular. Los contenidos argumentales sería la presentación de la peculiaridad americana  hay que distinguir las áreas temáticas siguientes: La naturaleza. Una naturaleza de proporciones grandiosas y de gran diversidad, inexplorada  condicionan la aventura humana, cada zona hace que se hable frecuencia de una novela regionalista.                                                                                                                                                                         

  Los problemas políticos, la inestabilidad política de aquellos países, las revoluciones, le frecuente presencia de le dictadura, etc.  En estas tensiones halla la novela hispanoamericana un importante filón.                                                                                                    

 Los problemas sociales, la novela reflejará las desigualdades de la pirámide social.

 La novela realista es, sobre todo, una protesta ante estas desigualdades, denunciar la oprimida condición del indio: se habla, así, de una novela indigenista.                                                                                         

– La nueva novela, 1940-1960. A partir de 1940 se observa un cansancio de la novela realista. Se pasará a tratarlos con procedimientos distintos y aparecerán también nuevos temas. Los temas nuevos, está el interés por el mundo urbano los mas variados problemas humanos o existenciales. Las realidades inmediatas, irrumpen la imaginación, lo fantástico.
Ya Borges hablando en los años 30 de «Realismo fantástico». En el terreno de la estética, se notará un mayor cuidado constructivo y estilístico. Los autores  innovaciones formales aportadas por los grandes novelistas europeos y norteamericanos. Iniciados en los años 40, se prolongarán la obra de nuevos novelistas, destacamos cuatro figuras que son pioneros en la renovación narrativa: Borges, a Miguel Ángel Asturias, a Alejo Carpentier y a Juan Rulfo.                                      

-“El boom” de los 60 de la novela hispanoamericana. Desde 1962 se  sorprendente de la novela hispanoamericana, hasta entonces marginada y desconocida novelística amaricana y la novela hispanoamericana se vuelca hacia el mundo de la vanguardia europea. Lo que caracteriza a los escritores que se ubican dentro del boom es que se trata de intelectuales exiliados de sus países desde Europa tomaron parte de la causa latinoamericana y se hicieron eco de ella. En cuanto a los contenidos se observa una ampliación temática ambiente rural, la «crisis existencial del individuo»con protagonistas solitarios y que presentan dificultades de comunicación. La integración de lo fantástico y lo real se consolida. El llamado «Realismo mágico» es rasgos principales de estos nuevos novelistas Lo fantástico, lo irreal y extraño se muestra en la novela con la naturalidad que ocurren las cosas cotidianas. No hay que olvidar el influjo de los movimientos de vanguardia de los años 20 y concretamente del Surrealismo sobre la literatura, y será este último uno de los más reveladores para la literatura hispanoamericana. André Bretón publica en 1924 el Manifiesto surrealista, por el que se promueven las manifestaciones del sueño y el subconsciente colectivo, ejemplificadas en los mitos, y en definitiva en el folklore popular.                                               

 Se confirma la inutilidad del Realismo como vehículo para la expresión del peculiar mundo hispanoamericano, y en consecuencia se insiste en la renovación de técnicas novelescas a través de la incorporación de técnicas de la novela experimental, los mas destacados son: La estructura del relato es objeto de una profunda experimentación, da lugar a una gran variedad de fórmulas narrativas. La experimentación de la novela afectará, de modo particular, al lenguaje mismo, con la superposición de estilos o registros, con distorsiones sintácticas y léxicas, con una densa utilización del lenguaje poético.                                                                  

 Gabriel García Márquez es el más influyente de los autores del «boom», especialmente desde que le fuera concedido el Premio Nobel. Sus primeras novelas cortas tanteaban ya en la búsqueda de la uníón de lo real y lo fantástico y en la formación de un peculiar mundo imaginario, al modo de Faulkner. Así aparecen novelas cortas como La hojarasca; El coronel no tiene quien le escriba; La mala hora; Los funerales de la Mama Grande… Todos ellos crean el mundo fantástico de Macondo, y suponen por tanto un aprendizaje para escribir Cien años de soledad, la novela que marcó el surgimiento del «boom» y supuso todo un fenómeno en las literaturas hispánicas. Además de García Márquez,  destacaremos algunos de los autores más sobresalientes como Mario Vargas Llosa, Ernesto Sábato, Julio Cortázar y Carlos Fuentes.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *