Evasión de la realidad en el Romanticismo

Share Button
Rasgos peculiares del Romanticismo
 Aversión al Neoclasicismo. En general todos los ROMánticos fueron hostiles al Neoclasicismo. Frente al rigor con que, en el siglo anterior, se observaron las reglas, los ROMánticos mezclan los géneros (muchas obras están escritas en prosa y en verso); Dentro de un mismo poema se varían los metros; en el teatro se desprecian las famosas Unidades de lugar, de tiempo y de acción; y tanto en ese género, como en la novela (conforme a la tradición española) alternan lo cómico y lo dramático.  Individualismo y subjetivismo. El Yo como fuente y guía de la expresión literaria. Derivándose de la concepción del YO que hemos visto más arriba, el hombre ROMántico Pensó que la realidad auténtica no estaba fuera del ser humano, sino en su propio Espíritu, siendo una realidad no perceptible por los sentidos. De aquí arranca el culto al YO individual que llegaría a caer en el egocentrismo. El ROMántico pensará que el arte es una forma de conocimiento, y el artista, un «descubridor» favorecido por un don sobrenatural que le hace ser capaz de ver en su Interior y poder comunicar a los demás mortales lo que ellos no pueden contemplar. El arte y la literatura se convierten en expresión del yo, de los sentimientos. Eso Repercute en un gran desarrollo de la poesía lírica y de la música (Beethoven, Chopin, Schubert…), modalidades artísticas especialmente aptas para la expresión de la Subjetividad.  Idealismo y búsqueda del Absoluto. El pensamiento ROMántico se desarrolló Especialmente en Alemania, donde Fichte, Schelling y Hegel elaboraron una filosofía Idealista basada en el predominio del espíritu sobre la materia. De acuerdo con ella, el Hombre se caracterizaba por su aspiración hacia lo infinito, lo trascendente. El poeta y el Artista aparecen como genios capaces de penetrar de manera intuitiva en lo Desconocido, en lo misterioso. Como consecuencia de la sobrevaloración del YO, el artista ROMántico se debatirá entre Dos polos opuestos. Por un lado, el deseo de alcanzar el Absoluto, es decir, lo eterno; Pero por otra parte se encontrará con la imposibilidad de transcender lo puramente Material y finito, la realidad. El mundo de lo desconocido ejercíó sobre los ROMánticos una enorme atracción; pero Entre ese desconocido ideal y el hombre se interpone la realidad. El artista tenderá Entonces a proyectar sobre esa realidad su propio YO y, por tanto, la idealizará. Este Idealismo llevará a los ROMánticos a la búsqueda de ideales inalcanzables en todos los Aspectos, en especial en el amor, lo cual les conducirá inevitablemente al choque con la Realidad y al desengaño. 2  Irracionalismo. Frente al Racionalismo ilustrado, el Romanticismo valora todo lo no Racional: emociones, sueños, fantasías… De ahí surge la moderna literatura fantástica y De terror, una de cuyas primeras manifestaciones es Frankenstein, de Mary Shelley, Escrita en 1818. Por otra parte, Chateaubriand, en El genio del cristianismo (1802), Combate el Racionalismo antirreligioso de ciertos ilustrados y propone un catolicismo Basado en el sentimiento.
Defensa de la libertad.
En 1836, Larra proclamará: “Libertad en literatura, como en las Artes, como en la industria, como en el comercio, como en la conciencia. He aquí la divisa De la época”. Asimismo, Víctor Hugo manifestará que el Romanticismo es “el liberalismo En literatura”. En el terreno moral, los ROMánticos considerarán el sentimiento como única norma de conducta, lo que les llevará a defender el amor adúltero o el suicidio. El sentimiento de libertad personal también es producto de la nueva concepción del YO, Y los ROMánticos considerarán la libertad personal de cada individuo como el principal Valor de la condición humana. En el terreno sociopolítico, este sentimiento se Identificará con el liberalismo; mientras que en el terreno de la crítica literaria se Manifiesta en la abolición de la rigidez de las normas neoclásicas y en la defensa de la Libertad del autor frente a los preceptos.  Nacionalismo. Frente al espíritu universalista del Neoclasicismo, los ROMánticos valoran Los rasgos diferenciales de su país. El espíritu nacionalista que recorríó Europa a Consecuencia de las guerras napoleónicas se manifestó en el interés hacia la historia, la Cultura, las tradiciones y las costumbres propias de cada pueblo. Muestras de ello son el Desarrollo de la novela histórica, el costumbrismo y los romances.  La evasión. Se puede decir que el arte ROMántico huye de la realidad y escapa hacia otros Mundos creados por la imaginación del artista, fruto del desencanto de su propio Tiempo. En el terreno literario podemos hablar de cuatro evasiones posibles: A/ Evasión en el espacio.- Por un lado, crearán un nuevo concepto de la Naturaleza, entendida como algo dinámico y sobre la que los autores proyectan Sus propios sentimientos. Los paisajes escarpados y lúgubres, el mar Embravecido, las tormentas, la noche, constituyen típicos escenarios ROMánticos. Por otra parte, muchos autores gustarán de localizar sus obras en lugares Exóticos todavía no dominados por la triste y decadente civilización europea (Oriente, América). 3 El gusto por lo exótico puso de moda España, país que los artistas e intelectuales Europeos consideraron típicamente ROMántico. Algunos viajaron por ella y Utilizaron temas y ambientes españoles para sus obras. Byron definíó el tópico En sus versos: “¡Oh encantadora España, famoso país ROMántico!”. Valoraron Sobre todo las costumbres y el folclore de Andalucía. Entre las obras de Ambiente español destaca la novela Carmen (1845), del escritor francés Prosper Mérimée, que se hizo famosa gracias a la ópera del mismo título de Georges Bizet. B/ Evasión en el tiempo.- El pasado, y la Edad Media en concreto, atrajo Poderosamente a los ROMánticos, ya que la distancia en el tiempo y el Desconocimiento de aquellos siglos, los envolvían en un cierto encanto Misterioso. El monje, el caballero, el cruzado… se erigen como personajes que Representan la búsqueda del Absoluto, el “titanismo”, el individualismo, el Subjetivismo. C/ Evasión en el misterio.- Los ROMánticos siempre estarán abiertos al enigma, al Misterio y a lo desconocido. Ellos parten de la idea de que el misterio es Inaccesible a la mente humana común, sólo unos pocos, los elegidos, pueden Llegar a desvelarlo. Es en el misterio, en lo desconocido, donde encuentra el Hombre la razón para vivir que le negaba la realidad, es un camino que se abre Para la búsqueda del Absoluto. Literariamente, este interés por lo misterioso se manifiesta en el gusto por una Escenografía carácterística: la noche, los ambientes sepulcrales, las ruinas, los Cementerios, las calles de las viejas ciudades medievales, etc… D/ Evasión en el mundo del sueño.- El artista encontrará en los sueños la Posibilidad de eludir la realidad ordinaria, para viajar por un mundo cargado de Misterio, de indefinición, de belleza ROMántica, en definitiva. De esta forma, el Sueño se convertirá en un verdadero «estado poético», a través del cual, el Autor puede conocer aquello que es inaccesible en el estado de vigilia.  Espíritu rebelde y juvenil. Mientras el Neoclasicismo estaba en consonancia con actitudes Propias de la madurez (Racionalismo, moderación), el Romanticismo sintonizaba mejor con Las inquietudes de la juventud (rebeldía, pasión, idealismo). Por eso, en gran parte, fue un Movimiento de la generación joven que chocó con los gustos del público de más edad, Educado en el Neoclasicismo. La insatisfacción ante la realidad engendra también la rebeldía contra lo establecido. Como Consecuencia de este sentimiento de rebeldía, los artistas del Romanticismo querrán verse Reflejados en una serie de personajes que son símbolos o ejemplos máximos de esa rebeldía Contra lo establecido: 4 A/ Prometeo, que representa el levantamiento del hombre contra su propio destino y contra Los dioses que le crearon (Frankestein). B/ Satánás, el ángel caído que desafía a Dios y se burla de lo sagrado (Don Álvaro, Don Félix, El estudiante de Salamanca). C/ Caín, que representa la rebeldía contra Dios y contra todo lo que es considerado «bueno». D/ Don Juan, buscador del Absoluto a través del amor. La actitud ante la vida De todo lo expuesto en el apartado anterior se deduce que el Romanticismo Supone una actitud ante la vida. El cuadro que podéis leer a continuación Resume la actitud del personaje ROMántico. El ser humano, insatisfecho con cuanto le rodea, se refugia en su propio Yo. Indaga en su intimidad, en sus sentimientos, emociones y sueños; piensa Que nadie le puede imponer unas normas ni unas conductas; se rebela contra Toda cortapisa a su libertad y se resiste a poner límites a su curiosidad o a su Imaginación; cree que, junto a lo corriente y habitual, existe lo excepcional y lo Extraordinario, por lo que no basta la sola razón para explicar la complejidad de La vida y de la naturaleza. El resultado es una lucha interna constante, pues el ROMántico no Encuentra su lugar en el mundo, choca con una realidad hostil que no responde A sus ilusiones. El profundo desengaño y pesimismo le causan un estado de Confusión, que en ocasiones lo conduce al suicidio. Es lo que ha sido Denominado como el mal del siglo o “enfermedad ROMántica del alma”.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.