Literatura de posguerra definición

Share Button

Años 40, el Realismo existencialista.//Durante los años 40 la literatura está condicionada por la dictadura y sufre un empobrecimiento de la vida cultural por el exilio de muchos novelistas, el aislamiento cultural y la censura. En esta novela predomina la orientación realista.//Tres obras de esta época marcan el camino hacia una nueva narrativa: La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, Nada, de Carmen Laforet, y La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes.//La familia de Pascual Duarte, de Cela, narra cómo un joven condenado a muerte trata de explicar sus críMenes. Arranca de la tradición de la novela picaresca, ya que justifica sus actos, e inicia la tendencia del tremendismo, con situaciones muy violenta.//Nada, cuenta la historia de  una joven que se va a vivir a Barcelona para estudiar en la universidad y desencantada por el ambiente familiar sórdido y mezquino y el mundo falso de los universitarios, vuelve a Madrid.//La sombra del ciprés es alargada, narra la vida de un joven pesimista y obsesionado con la muerte. ///// Años 50, la novela social.//La colmena, de Camilo José Cela, fue la obra precursora de la novela social. Los escritores de los 50 se plantearon un compromiso ético ante la realidad con un testimonio crítico. También incorporaron el conductismo, el objetivismo y el neorrealismo.//La colmena presenta los mejores logros técnicos de la narrativa social: el protagonista colectivo, la reducción temporal, el montaje de las secuencias al modo cinematográfico, el reflejo a través del lenguaje de las diferencias de clase y el objetivismo narrativo. Esta obra presenta una visión sórdida de la España de los años cuarenta, donde predomina la miseria material y moral, la falta de libertad y la desesperanza. El texto se fragmenta en secuencias interdependientes.//El camino, de Delibes, trata el tema de la emigración del campo a la ciudad.//-La Generación del 50.//Los autores realizan una narrativa realista de propósito crítico que oscila entre un compromiso moral y una función política, lo que da lugar a dos movimientos: el neorrealismo y el Realismo social. //El neorrealismo se distingue por su mayor cuidado en la elaboración formal de sus obras. El testimonio de estos escritores es solidario con el sufrimiento humano. Destacan: *Ana María Mature, con Los Abel. *Ignacio Aldecoa *Jesús Fernández Santos










*Sánchez Ferlosio con El Jarama, utiliza la técnica objetivista y conductista. Un narrador cámara narra la conducta de los personajes. El hilo argumental es muy sencillo e usa rasgos del habla coloquial en los diálogos. *Carmen Marín Gaite con Entre visillos.//En el Realismo social se pretende, a través de la denuncia, conseguir la concienciación política del lector y se descuidan los aspectos formales de construcción o lenguaje. Sus núcleos temáticos son el mundo del obrero y la vida burguesa. La visión de la problemática social cae en el maniqueísmo, es decir, los buenos pertenecen a la clase obrera y los malos a la burguésía. Un ejemplo es Central eléctrica./////La narrativa renovadora y experimentalista (1962-1975)//A principios de la década de los sesenta se generaliza la renovación de la técnicas narrativas.//Las carácterísticas de esta novela son: el perspectivismo con distintos puntos de vista, narración fragmentada, condensación y desorden cronológico, los personajes se presentan poco definidos, se utiliza la técnica del contrapunto (varias historias que se van entrelazando), no se utiliza el párrafo como unidad textual, y uso de la técnica del collage (añadir elementos extraños a la narración).//Tiempo de silencio, de Luís Martín Santos, marcó la búsqueda de experimentos narrativos. Se combina contenido crítico y técnicas narrativas experimentales. Algunas de ellas son: la narración fragmentada de la trama, perspectivismo, monólogo interior, y la ruptura con la cronología lineal. En cuanto al contenido, presenta una visión crítica de la realidad española de la posguerra y evidencia una concepción desoladora de la condición humana.//A este proceso de renovación también se le unen autores de generaciones anteriores. Camilo José Cela, con Oficio de tinieblas 5, utiliza una estructura en mónadas y un narrador que monologa consigo mismo. También Miguel Delibes se incorpora con Cinco horas con Mario, soliloquio de una viuda.//Otros autores son Juan Goytisolo, con Señas de identidad, Juan Benet, y Juan Marsé con Últimas tarde con Teresa.//////La novela española a partir de 1975 //Se recupera la trama argumental, el Realismo en las preocupaciones de los personajes y la novela de género.////Literatura en el exilio//La literatura en el exilio presenta estas temáticas: el pasado de España y el presente de América. Destacan Ramón J. Sender con Réquiem por un campesino español, y Francisco Ayala con Muertes de perro.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *