Ocaso Manuel Machado comentario

Share Button

CAMPOS DE Castilla, DE Antonio Machado.

INTRODUCCIÓN

Antonio Machado publicará este nuevo libro en dos etapas: la primera saldrá a la luz en 1912, poco antes de la muerte de su esposa, Leonor Izquierdo; la segunda aparecerá con la primera edición de sus Poesías Completas en 1917. En esta última y definitiva versión no elimina ningún poema, pero sí añade otros, algunos de ellos de bellísima factura. Así pues, debe tenerse en cuenta que ambas ediciones tienen como claro hecho diferenciador la presencia o no de la enfermedad y la muerte de su esposa en ciertos poemas de la segunda edición. La diferencia que existe entre los dos primeros libros de Machado es evidente: se produce un paso del  yo al  nosotros. En  Campos de Castilla  encuentra a alguien (Leonor o su recuerdo) o algo (Castilla y lo castellano) hacia quien dirigir su mirada. La soledad del libro anterior ya no es tan

absoluta. En esta obra exhibe menos su yo, el  énfasis se pone ahora, a menudo, más que en su propia alma, más que en lo que él siente, en lo de fuera, en lo que se contempla: paisajes de Castilla, hombres, España, etc. Aunque, claro es, la descripción incluya siempre, más o menos implícitos, más o menos intensos, pensamiento y emoción.

1

PRINCIPALES TEMAS

Los poemas los podemos agrupar en dos grandes bloques según los temas, sobre el problema de España, reflexión que  se lleva a cabo mediante la contemplación del paisaje, simbólico, y el problema existencial, que engloba el amor, la muerte, , la literatura o el paso del tiempo.1.1.

EL TEMA DEL PAISAJE

En la primera edición (1912) el paisaje descrito es el castellano, concretamente los alrededores de Soria, a Causa una profunda impresión grabada en el alma del poeta.
En la segunda edición añade su estancia en Baeza, ciudad en donde se refugiará tras la muerte de su esposa; aparece de nuevo el paisaje andaluz contraposición al recuerdo del anterior.

En la obra se pueden apreciar tres modos de enfocar el paisaje castellano

Al simple amor a la naturaleza, , el paisaje se convierte en símbolo del pasado histórico de  Castilla; elementos del paisaje se convierten en símbolo de realidades íntimas.
Paisaje andaluz en los poemas escritos para la 2ª edición, durante su estancia en Baeza.  1.1.1. Visión objetiva del paisaje e identificación simbólica del paisaje con el pasado histórico de Castilla: El tema de España. El paisaje castellano será contemplado de una manera objetiva, describiendo su dureza y su aridez y resaltando su pobreza, mediante referencias a lo humilde. Descubre unos inequívocos componentes subjetivos en la descripción. Se hace presente metafóricamente en los elementos del paisaje el pasado histórico a través de imágenes guerreras. La preocupación patriótica le inspira poemas sobre el pasado, el presente o el futuro de España, añoranza de la Castilla heroica del pasado, frente a la presente, pasiva y decadente, Baeza, recordarán su pasado histórico, relacionado con la época de la dominación musulmana 1.1.2. Identificación simbólica del alma con los elementos del paisaje.

El paisaje castellano

El poeta proyecta en diversos elementos (ríos, árboles, atardeceres,…). El poeta entra en diálogo con el mundo y consigo .E  su paso por el tiempo, el poeta se relaciona con las cosas, y adquieren un sentido nuevo, personal.. En este sentido es singularmente destacado el proceso que “sufre” el olmo. Las primeras referencias –antes de la muerte de su esposa- denotativas de su presencia en los parques. Durante la enfermedad de Leonor- anímico y el de dicho árbol Tras la muerte de su esposa, se convierte en el recuerdo de una esperanza inútil.

– El paisaje andaluz

El paisaje de su Andalucía natal presente en Soledades… como elemento evocador de su infancia.. Por contraste con la aridez y humildad del paisaje castellano, se destacan  los tonos luminosos, verdes, fértiles (p.Ej. “Recuerdos”); el poeta se queja de que el paisaje de su tierra, el de su infancia, a pesar de su belleza, no haya penetrado todavía en su alma.. Todos los poemas dedicados a Leonor los escribe en Baeza, por ello, en algunos poemas de esta serie el paisaje andaluz, alegre en otras ocasiones, se carga de connotaciones de tristeza (“Caminos”), indicando el cansancio espiritual y la profunda melancolía del poeta.

2. PRINCIPALES SÍMBOLOS

Antonio Machado se vale de símbolos para comunicar determinados temas presentes en sus obras.

2.1. Símbolos para expresar el problema existencial: el paso del tiempo y la muerte

Algunos de los símbolos que hacen referencia al pasodel tiempo. Machado se valdrá de los elementos del paisaje y del tiempo  vivido para realizar significaciones profundas, y del paisaje, seleccionará preferentemente todo cuanto sugiere soledad, decadencia, o fugacidad. Así adquieren especial relevancia los elementos de la naturaleza (los ríos, los atardeceres, los árboles). En Campos de Castilla, entre los elementos configuradores del paisaje a los que el poeta dota  de significación simbólica en relación con el paso del tiempo están los ríos –en  especial el río Duero-  y los árboles –en especial el olmo, árbol de la infancia en algunas composiciones y de la madurez o la vejez en otras. El poeta parece haber escogido el árbol para sintetizar no sólo su predisposición anímica el correlato con el tiempo. Representan, además, una visión idílica de Castilla; incluso en la robustez y fortaleza del roble, se percibe el paso inevitable del tiempo, que se lleva tras de sí todo lo que encuentra en el camino. El río, y el agua en general, es quizá el símbolo que con mayor insistencia y también con mayor hondura vivencial reitera a lo largo de su obra. Se hace símbolo del fluir temporal y, por ello, de la vida interior; puede representar la muerte.Sus reflexiones sobre la muerte son una consecuencia lógica de la preocupación por el paso del tiempo. La muerte se manifiesta de formas diferentes: la brevedad e inconsistencia de la vida, la decadencia del hombre y de las cosas, de los elementos de la naturaleza… Los símbolos con son numerosos: el mar el ocaso, el otoño, la sombra, la luna. El mar simboliza con frecuencia la ciega inmensidad de la muerte. Su actitud vital ante la muerte es variada: angustia personal), a la melancolía, a la rebeldía, sobre todo en los poemas que tratan sobre la muerte de Leonor. El recuerdo  de su mujer se asocia al paisaje de Soria, evocado desde una lejanía espacial y temporal. El paisaje soriano trae connotaciones de ausencia, recuerdo, soledad… incluso, esperanza. La tarde suele expresar el sentimiento melancólico de la vejez espiritual.. Los caminos están presentes. El caminar errante, sin meta prefijada, es un sentimiento de pesar sin consuelo, una nostalgia de la vida que se va dejando y que también anticipa el horror de llegar. Son frecuentemente símbolos de la vida o bien aparecen asociados con ésta.

2.2. Símbolos para tratar el tema de España

En Campos de Castilla  el paisaje –castellano y  andaluz- se convierte en símbolo de España, contrasta el pasado glorioso con el mezquino presente.

Ante el paisaje castellano destacar también el “alma” de Castilla vista desde su peculiar sensibilidad. Recoge, en dos direcciones: de una parte, lo pobre, lo adusto, lo austero , de otra, lo recio, lo duro, lo fuerte .  Lo  ascético y lo épico. El descubrimiento de Castilla, la apreciación de la belleza del paisaje castellano, mezclada con ciertas consideraciones y sentimientos, es algo propio de la generación del 98. Son carácterísticas de este movimiento las dos formas de mirarla: desde un punto de vista lírico y desde un punto de vista crítico. Llamamos visión lírica a una emocionada captación de la belleza o la majestad del paisaje castellano, fruto de aquel amor a la Naturaleza o de esa fusión de paisaje y alma. Y esa tristeza, esa melancolía visión crítica, aquella preocupación patriótica .Podemos ver testimonio de la miseria y la decadencia de Castilla, frente a esplendores pasados, , la necesidad de emigrar, las ruinas de los pueblos, De esta visión crítica será también buen ejemplo el poema “El Dios ibero”, en el que insiste sobre el marasmo y la miseria del campo castellano y se añade una meditación sobre cierta religiosidad tradicional. Apretada meditación sobre el pasado, el presente y el futuro de

3. PRINCIPALES RASGOS FORMALES EN LA OBRA CAMPOS DE Castilla

Antonio Machado somete desde sus inicios poéticos su estilo a un proceso de depuración en busca de la esencialidad, hecho que explica que partiendo del Modernismo esteticista llegue a una poesía sencilla, breve y concisa. Son numerosas las declaraciones del autor que afirman su gusto por la sencillez, la naturalidad, la expresión directa y no alambicada; declaraciones donde se observa una clara voluntad antirretórica. 

3.1. El léxico

Vocabulario predilecto. Puede agruparse en torno a algunos temas, algunos sentimientos, algunas percepciones.Además de los símbolos ,toda la obra poética de Machado está marcada por el empleo de un vocabulario que evoca el tiempo que pasa, el ritmo de los meses y de las estaciones, la caducidad de las cosas. Hay que señalar un vocabulario referido signos del tiempo. Siendo el tiempo el tema vertebrador de su obra, las palabras que pueden funcionar como deícticos temporales (adverbios —. Estos deícticos no suelen aparecer solos, sino que se combinan en antítesis temporales para expresar vivencialmente la relación pasado-presentefuturo. Los adverbios de lugar  y los demostrativos  tienen también este valor deíctico; y sus antítesis espacio-temporales señalán también antítesis correspondientes a estados de ánimo. En oposición a estos signos del tiempo, el poeta utiliza un vocabulario abstracto para referirse a lo que define como revelaciones del ser en la conciencia humana relacionados con los universales del sentimiento: Una de las carácterísticas más señaladas ,léxico arcaico y/o rural,  frecuente el uso de sustantivos y adjetivos que evocan la rudeza o la pobreza de esas tierras 3.2. Procedimientos estilísticos

Algunos procedimientos estilísticos, , atestiguan el mismo deseo de encantar a su lector, o  bien de sorprenderlo, intrigarlo o fascinarlo. Machado, procedimientos estilísticos o retóricos:- La repetición de palabras o expresiones que produce un efecto de insistencia, de obsesión o de encantamiento: O sirve para imitar un movimiento:  . O trata de reflejar una emoción tan fuerte que resulta indecible: – El uso de símbolos, que se convertirán en el universo imaginario de Machado: el agua, la fuente, el camino, el mar… Toda la poesía de Machado está recorrida por estas intuiciones vivas y frágiles que revelan que la realidad, por la metáfora, la imagen o la comparación, – Dos aspectos manifiestan su deseo de comunión íntima con lo que le rodea; primero, se observa en la frecuente humanización de las cosas, de los objetos, de los paisajes. En segundo lugar en el empleo de la exclamación, le permite traducir su emoción ante los objetos, los seres humanos o los acontecimientos:, se puede relacionar también el uso frecuentísimo de la interrogación, que da a sus versos un tono personal.  

3.3. La métrica

La métrica merece también una atención especial  en la caracterización  del lenguaje poético de Machado: variedad extraordinaria de metros  y estrofas y, al mismo  tiempo, naturalidad y espontaneidad, se cumple la vieja aspiración poética de la difícil sencillez.

En cuanto a los metros, los versos preferidos en Campos de Castilla son los clásicos de la tradición española: el octosílabo,., el endecasílabo aparece combinado con  el heptasílabo,  alejandrino. En cuanto a las estrofas, encontramos gran variedad:

– estrofas con versos de arte menor: romances , cuartetas , redondillas , coplas ..- Una de las estrofas preferida  es la silva, combinación libre  de un número indeterminado de versos endecasílabos y heptasílabos, cuya rima  también se distribuye libremente; – Estrofas en alejandrinos: pareados: en series más o menos extensas y serventesios …

– Combinaciones de pareados y serventesios.

4.IMPORTANCIA DE LA OBRA EN LA  POESÍA ESPAÑOLA ANTERIOR A LA

Guerra Civil



 Campos de Castilla es la síntesis más representativa del pensamiento críticohistoricista del 98, representativo de aquella sincera preocupación por España y el ser del hombre; no sólo asume el criticismo generacional a secas, sino que proyecta su lirismo sobre la esencia de los problemas, recreándolos. La obra gozó de gran respeto entre los poetas de la Generación del 27,. Después de la Guerra Civil, algunos poetas vuelven hacia Machado y lo convierten en el más alto ejemplo de poesía y de humanidad..

Se propondrá el reconocimiento y la exaltación de Antonio Machado, el poeta del tiempo y de la existencia, y el poeta en cuya doctrina estuvo siempre desterrada cualquier forma de virtuosismo verbal que impidiera la plasmación cálida de la vida. La presencia se percibe, sobre todo, en la poesía de Leopoldo Panero, en el tratamiento lírico del paisaje; y en la de Luis Rosales, en su poema-libro La casa encendida y en los proverbios y cantares.Cabe destacar también su influencia en José Hierro, Celaya y a Blas de Otero, toman de Machado la exploración de la intimidad personal y la profunda conciencia del paso del tiempo que angustia al hombre.Los poetas de la Segunda generación de posguerra rescataron de Machado aquellos aspectos olvidados, interrelación de totalidad con el poeta cívico y el hombre comprometido, nos han podido dar una imagen del Machado  integral. Algunos de los autores más conocidos que mostraron influencias evidentes de su poesía son:. Ángel Valente. También en Jaime Gil de Biedma se observan coincidencias de actitud con Machado, también de Francisco Brines,Claudio Rodríguez y de José Agustín Goytisolo. Hacia 1970 surge una nueva promoción de poetas, los  Novísimos. Machado para ellos era un obstáculo, por cuestiones contrarias a la poética de los Novísimos. Durante las décadas de los ochenta y los noventa, los poetas españoles jóvenes o no tan jóvenes volverán la mirada hacia la obra multiforme a integral de Antonio Machado. Es el caso, Luis García Montero.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.