Pedro salinas poeta de los pronombres

Share Button

LA VOZ ATI DEBIDA(POEMARIO)

En esta obra publicada en 1937 forma parte junto con Razón de amor y Largo lamento déla plenitud lírica de la obra de Pedro Salinas. Aunque no se refleja en todas las ediciones, el autor tituló este libro como Poema seguramente porque pensaba en el carácter unitario del mismo.

ESTRUCTURA

Todo el libro es un largo poema cuyo tema es el amor.
Se compone de setenta poemas que carecen de numeración ya desde su primera edición y que separamos en este número debido a los espacios en blanco que hay entre ellos.

La mayor parte de los poemas empiezan con dos o cuatro versos iniciales, separados dei resto del poema; la función de estos versos iniciales es la de resumir el resto del poema.

Los setenta poemas (sesenta y ocho, si se consideran el primero y el último como prólogo y epílogo) no son fáciles de agrupar linealmente debido a que las variaciones del sentimiento amoroso que transmite varían. Aún así se puede hablar de una primera parte en la que dominan poemas con una actitud esperanzada ante la posible aparición de la amada;
Una segunda parte que revela una cierta euforia ante el encuentro amoroso, incluyendo también momentos de tristeza; una tercera parte donde ya el temor y la incertidumbre se van instalando en el ánimo del poeta hasta llegar a la despedida de los amantes y por fin, el final del libro, donde se reconstruye el paraíso perdido y se manifiesta el anhelo de unión de los amantes, convertidos ya en sombras, en esencia amorosa.

En el poema-prólogo aparecen los dos protagonistas esenciales del libro: el TÚ-AMADA y el YO-AMANTE. Es en este poema donde se presenta a la amada, antes del encuentro y del inicio de la pasión amorosa.

Los siguientes poemas, como ya hemos dicho, van anunciando la separación en forma de temor o premonición(«Afán por separarme de ti»), reproche («Ya no puedo darte más»). La despedida se produce lentamente, pero con señales claras. Por último cuando la separación es evidente, el poeta se aferra a su dolor como única esperanza («No quiero que te vayas/dolor, última forma/de amar»).

Por último en el poema final-epílogo, el amor se concibe como futuro, como un anhelo infinito, que permitirá, tal vez, el reencuentro de los amantes.

EL TRATAMIENTO DEL AMOR

El amor es el tema principal de la obra, pero es un amor completamente existencial. Trata de la experiencia de un amor que sobrepasa a los propios protagonistas-amantes, siendo éste palpable por sí solo.

La amada es el centro y eje del poema, a ella van dirigidos todos los versos, pero es una imagen de un amor idealizado e irreal en que Salinas busca refugió. No busca a una mujer, sino a un TÚ ideal, proceso que hace sentir dolor, pero que a la vez da vida.

 Es en este punto, en la búsqueda donde comienza el poema y éste comienza con una doble petición de perdón, por un lado por la torpeza en la búsqueda y por otro por el posible dolor causado, aunque siempre con intención positiva, ya que se desea encontrar lo mejor de la amada.

El tema del amor en Salinas toma una gran relevancia, ya que lo considera algo divino, algo casi imposible de alcanzar, algo perfecto. Contempla a la amada como un mundo aparte, evadiéndose del tiempo y el espacio, infinita. No se somete a leyes exteriores, es ella, quien como mundo, dicta las leyes (hace frío si ella tiene frío, aunque el tiempo atmosférico real sea totalmente diferente).

Aún así siendo la amada un mundo, un símbolo del amor, ésta tiene que ser humana porque lo que tiene atribución de amar son las personas y la amada tiene que tomar cuerpo de persona. Lo paradójico estriba en que el amor que presenta Salinas es inagotable y el amor humano es efímero. Por ello el amor en esta obra es intemporal.

La amada tiene sobre el poeta un efecto de fijación de la propia persona. El mundo pierde su sentido, se difumina, y sólo tiene relevancia la amada y el efecto que ésta provoca en el poeta, animándolo a ser, a convertirse en persona relevante, transformada en algo transcendental, mientras que antes no era más que un ser anónimo. De ahí el título, La voz a ti debida, una voz que no viene del poeta, sino del amor.

TEMAS EN LA VOZ A TI DEBIDA

  • LA AMADA: es sinónimo del amor, y éste a su vez lo es del mundo. Esta comparación está presente a lo largo de toda la obra. Si la nada y el mundo son lo mismo, Salinas considera entonces que los elementos del mundo se encontrarían en ella como partes de su cuerpo. Todo está en la amada porque la amada está en todo.
  • EL TIEMPO: el paso del tiempo, el cambio es una causa de temor para Salinas. El tiempo no nos deja descansar contemplando la gloria obtenía, ya que siempre hay que luchar por retenerla. El tiempo introduce cambios en los seres, por tanto es el gran enemigo.
  • EL PARAÍSO: el amor para Salinas es el paraíso, el mundo virginal e intacto que los amantes estrenan. El amor se presenta en este punto como algo confuso, por una parte el amor aniquila el mundo de lo cotidiano, de las convenciones. Pero a este amor hay que ponerle un rostro para que sea verdadero porque si no amamos realmente solo creemos a mar. Es en este punto donde encontramos el siguiente tema.
  • LA DESPEDIDA: los que se dicen adiós están juntos, necesitan estarlo para poder decírselo. La sustitución de «encuentro» por «adiós» indica claramente que la importancia se pone en el hecho de despedirse, de tener que separarse.Lo que hace el amor es prolongar ese momento del encuentro, el momento del adiós. No es solo que los que se dicen adiós están juntos, sino que quienes están juntos están diciéndose adiós, preparándose para la separación, que es inevitable. Despedida no quiere decir separación, sino todo lo contrario; es el momento en el que estamos despidiéndonos, y por tanto juntos aún, habiendo amor.

    .LA LIBERTAD: los amantes se entregan uno al otro libremente. Si el amor es un movimiento hacia la intimidad de un ser, en ninguna parte se revela ésta mejor que en su libertad. El ser accede a lo más hondo y auténtico de sí mismo, llega al ser que es. Existe también el deseo de poseer la libertad de la amada, pero sin negársela. El espacio libre en que el amante encierra a la amada es el alma, que se compara con el vuelo de un ave. Los amantes son dos seres libres que se rinden uno al otro; se entregan mutuamente su libertad.

    .LA SALVACIÓN: todo lo tratado refleja una gran soledad, porque el amor produce soledad. Pero hay una salvación que es el amor que hallamos en momentos breves de la vida.

    .LAS SOMBRAS: las sombras son los seres humanos, todos los seres del mundo, quienes, cambiantes, se le asemejan. Da los mismo decir que los cuerpos son sombras o que las sombras son cuerpos. De lo que se trata es de que el alma no aparece por ningún lado; ser una sombra es no tener alma. Y no tener alma es vivir sin amor.

EL TRATAMIENTO DEL LENGUAJE POÉTICO

Al principio la obra presenta influencias de Bécquer en el tema de la amada. La obra se constituye como un diálogo entre dos amantes, entre un TÚ y un YO.

En La voz a ti debida

Salinas emplea abundantes pronombres que son para el poeta lo que está debajo de los nombres (o sea debajo del alma, en nuestra terminología). En el nombre de la amada (no escrito), que el amante sólo dice (o calla), se revela el alma y nadie. Sólo el poeta dice el nombre. El poema hablará del despojamiento, no solo de los nombres, sino de todo lo superpuesto, que todos los amantes deben efectuar para llegar a dar con los pronombres: TÚ y YO. Utiliza el pronombre TÚ como representante de la personalidad íntima de la amada, por lo que separa el nombre de la amada del nombre de los demás.

Con este diálogo entre el TÚ y el YO el autor pretende que las figuras se comuniquen entre sí fingiendo ignorar al público. Con ello, el poeta consigue que se establezca una complicidad entre él y sus lectores, haciendo así que se produzca la participación del receptor en una comunicación ajena, el interés que puede suscitar la recepción del mensaje ajeno es, probablemente, mayor que el de una información, por así decir, pública.

Con el uso de algunas preposiciones y adverbios de lugar como detrás, allá detrás, aquí Pedro Salinas busca ese mundo desconocido que se esconde- bajo la apariencia sensible de las cosas.

En el uso de los verbos también se aprecia una determinada evolución temporal. En los primeros poemas se encuentran verbos en tiempo futuro, de espera o potencial, que indican el inicio del proceso amoroso y lo que se espera de él. Según van avanzando los poemas aunque siguen apareciendo verbos en futuro también aparecen en presente y esta evolución continúa con futuros y pretéritos que indican la búsqueda del tiempo perdido o ganado, posteriormente dominará el pretérito.

Como recursos literarios utilizados destacan la enumeración («sin alma, sin cuerpo, sin color ni beso»), la hipérbole («esperanzas como buques de lejos»), personificaciones («la palabra iba suelta, vacante») y la metáfora («nadador por el fondo»).

LAS IMÁGENES EN LA VOZ A TI DEBIDA

Para hablar de las imágenes en este libro vamos a recapitular algunas ideas anteriormente expuestas.

Desde el primer poema se presenta la idea de que lo raro es que el amor aparezca. Relacionado con esto están a su vez los conceptos de quietud y cambio referidos al proceso amoroso. La quietud se representa en la obra por lo horizontal, o sea, la postura que tomamos cuando descansamos («Horizontal, si te quiero/Ríndete/a la gran verdad final»). La significación de la quietud-horizontalidad como símbolo del amor, queda clara. El amor es una cesación del movimiento: una reconciliación del cuerpo con el alma. La noche aliada del amor (y reveladora del alma) también es horizontal. La imagen de la noche continúa con la del amor que una «gran masa» que difícilmente podría moverse.por otra parte, mar y tierra son paralelos, como los amantes. Toda esta quietud se relaciona con el amor («el estar de pie, mentira:/solo correr o tenderse»).

Lo vertical «estar de pie» es la actitud que normalmente tenemos de día y el día oculta el alma. Es cuando los hombres son, seres engañosos, que van provistos de una máscara. El día es por tanto vertical y símbolo de todos los seres que vemos de día: derechos, compuestos, ocultándose unos a otros lo más profundo de sí. Queremos entonces que llegue el descanso de la noche, del amor, donde accedemos a la intimidad del ser.

Más imágenes de lo que encarcela y reduce sus límites al cuerpo son los «dedales», la «música de la radio» que es la música que suena en los límites reducidos de una habitación y no al aire libre. El telegrama por el contrario es lo que se desplaza rápidamente los mismo que las «alas».

La «flor» normalmente tan poética y valiosa es vista negativamente como símbolo de lo ordenado, lo delimitado, todo aquello que destruye el amor.

Otro símbolo muy utilizado a lo largo de la obra son «las sombras» que son los seres humanos, que como las sombras son apenas reales, apenas existen. Ser una sombra es no tener alma o lo que es lo mismo para Salinas «vivir sin amor».

Imágenes que se podrían destacar de entre las numerosísimas que presenta la obra podrían ser las «mejillas» que son «islas de coral». El poeta ve «resplandores y destellos a lo lejos» y a medida que va acercándose descubre que son las «sonrisas anchas y las miradas claras» de su amada.

El poeta en la búsqueda de su amor va al encuentro de «selvas vírgenes» y encuentra «collares» de la amada, hay que decir que los árboles de esas selvas eran de metal y azabache sino no se entendería la relación entre lo buscado y lo encontrado.

El «beso» es el amor, simboliza la unión y coincidencia del cuerpo y alma de los amantes, en el beso los amantes se evaden del tiempo y del espacio.

LA MÉTRICA

En la obra Salinas combina heptasílabos, octosílabos y endecasílabos con otros metros, o sea, utiliza a lo largo de la obra la polimetría. De todas formas hay a lo largo de todo el libro cierta preferencia por el verso corto sobretodo el heptasílabo que en ocasiones se combina con el endecasílabo. En ocasiones aparecen también versos muy cortos.

La preferencia por el verso de arte menor viene determinada por la falta de rima, salvo en algún caso en que esta es asonante. Dentro de la rima hay que hacer mención al escaso uso de recursos tradicionales en el plano fonético-fonológico a no ser el uso del paralelismo, bimembraciones y repetición de palabras.

El ritmo es interno y creado sobre todo por encabalgamientos abruptos que producen una sensación de rapidez acorde con la narración de la vivencia amorosa.

Otros recursos literarios son las metáforas de tipo visionario, la antítesis ya en la contraposición de los pronombres TÚ-YO y las enumeraciones un tanto caóticas debido a que en muchos casos los términos no guardan relación lógica unos con otros: «todo lo tiraría:/los precios, los catálogos./el azul del oceáno en los mapas,/los días y sus noches,/los telegramas viejos/y un amor.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.