Vida i obra

Share Button

SALVADOR ESPRIU (Poeta nacional de Cataluña)


Bibliografía:


  • Nace en Santa Coloma de Farners en 1913.
  • Su familia se instala en Barcelona, donde su padre ejerce de notario
  • Pasa largas temporadas en Arenys de Mar.
  • De pequeño, fue un niño enfermizo. El hecho de pasar tantas temporadas en la cama le permitieron leer mucho.
  • 1933: participa en un crucero por el Mediterráneo que supondrá un importante cambio en su vida y obra.
  • 1935-1936: se licencia en Derecho y en Historia Antigua (UAB, fundada durante la II República).
  • Vive la Guerra Civil, una época especialmente dura para él (es movilizado como auditor de guerra; pierde su amigo Bartomeu Rosselló-Porcel, muere su padre).
  • Influirá de forma decisiva en su obra.
  • No puede acabar los estudios de Filología Clásica y Egiptología.
  • Con la muerte del padre en el año 1939, debe asumir las responsabilidades económicas de la familia y renuncia a su carrera de escritor.
  • Vive un «exilio interior».
  • Trabaja toda la vida como ayudante en una notaría.
  • Muere en Barcelona en 1985 y es enterrado en el cementerio de Arenys de Mar.

Obra literaria y carácterísticas:


  • Precoz vocación literaria: a los 16 años publica Israel.
  • Sobre todo es conocido por su obra poética, pero también cultiva el teatro y la narrativa.
  • Inicialmente se dedica al cultivo de la prosa (1929-1937).

  • Prosa Narrativa

  • La cultiva antes de la Guerra Civil.
  • Estilo: entre la sátira esperpéntica y el lirismo más refinado.
  • Es siempre de gran perfección y rigor.

Narrativa:


  • Israel (1929) (en español); recopilación de escenas bíblicas.

  • Recopilaciones de cuentos

    El Doctor Rip (1931), Aspectos (1934), Ariadna en el Laberinto grotesco (1935).

  • Novelas:

    Laia (1932), Espejismo en Citerea (1935), Fedra (1936) y Letizia (1937).

Obra literaria y carácterísticas:


  • A partir de la Guerra Civil y la posguerra el autor pierde su mundo: «sangre que no he derramado, me ha destruido el mundo». Constituye el trasfondo de su obra.
  • Utiliza el mito como medio para traducir en términos literarios sus obsesiones:
  • mitología bíblica (del Antiguo Testamento: el pueblo judío), egipcia (Libro de los muertos), y griega.
  • el mundo de Sinera (Arenys): el jardín de los cinco árboles.

Poesía:


1 º

Faceta lírica-elegíaca

  • Trata el recuerdo y la meditación de la muerte.
  • Reproduce la añoranza, cargada de amor y de ternura, por un mundo
  • perdido irremediablemente.
  • Visión pesimista del hombre, Dios es percibido como un ser cruel, un ciego, un titiritero insensible que manipula el destino de los hombres como si fueran títeres.

2 º

Faceta civil:

  • Comportamiento reivindicativo y de disconformidad
  • Recuperación de la lengua catalana: propósito de «salvar las palabras»
  • Habla de diálogo, de solidaridad entre pueblos, del perdón, de paz para Sepharad.

Libros poéticos:


Primera etapa:

  • Cementerio de Sinera (1946)
  • Las canciones de Ariadna (1949)
  • Las horas (1952)
  • Mrs. Death (1952)
  • El caminante y el muro (1954)
  • Final del Laberinto (1955)

Segunda etapa:

  • La Pell de Brau (1960)


  • Esta obra le hace célebre
  • en el contexto político de los años
  • sesenta.
  • Raimon música sus poemas.

Obra literaria y carácterísticas

Teatro

  • Le sirve para distraerse de la realidad gris y silenciosa.
  • Traducción de Fedra, de Llorenç Villalonga (1955)
  • Elabora obras con relación a la situación bélica.
  • Antígona (1939)
  • Primera historia de Esther (1948)
  • Otra Fedra, por favor (1977)

Cementerio de Sinera


Mis ojos ya no saben

sino contemplar días

y soles perdidos. Como siento

rodar viejas tartanas

los materiales de Sinera!

A mi recuerdo llega

olores de mar velada

por claros veranos. Perdura

en mis dedos la rosa

que cogí. Y en los labios,

viento, fuego, palabras

acontecidas ceniza.

Salvador Espriu, poema IV

La piel de toro


A veces es necesario y forzoso

que un hombre muera por un pueblo,

pero nunca ha de morir todo un pueblo

para un hombre solo:

recuerda siempre esto, Sepharad.

Haz que sean seguros los puentes del diálogo

e intenta comprender y amar

las razones y las hablas diversas de tus hijos.

Que la lluvia caiga poco a poco en los sembrados

el aire pase como una mano extendida

suave y muy benigna sobre los anchos campos.

Que Sepharad viva eternamente

en el orden y en la paz, en el trabajo,

en la difícil y merecida

libertad.

Salvador Espriu, XLVI

Las canciones de Ariadna


INICIO DE CÁNTICO EN EL TEMPLO

Ahora decid: «La retama florece, ? Todo el campo hay un rojo de amapolas. ? Con nueva hoz empecemos a segar el trigo maduro y, con él, las malas hierbas.» Ah, jóvenes labios eclosionados tras ? De la oscuridad, si sabíais como el alba ? Nos ha tardado, como es largo de esperar ? Un levantamiento de luz en la tiniebla! Pero hemos vivido para salvaros las palabras, ? Para devolver en cuenta el nombre de cada cosa, ? Para que sigáis el recto camino ? De acceso al pleno dominio de la tierra. Miramos en la lejanía del desierto, ? Descendíamos al fondo de nuestro sueño. Cisternas secas se convierten en cumbres ? Subidos por escalones de lentas horas. Ahora decid: «Nosotros escuchamos ? Las voces del viento por la alta mar de espigas.» Ahora decid: «Nos mantendremos fieles ? Para siempre al servicio de este pueblo.»

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.