Rasgos temáticos y formales de la nueva narrativa hispanoamericana y su reflejo en La casa de los espíritus.

Share Button

RASGOS TEMÁTICOS Y FORMALES DE LA NUEVA NARRATIVA HISPANOAMERICANA Y SU REFLEJO EN LA CASA DE LOS ESPÍRITUS

En los años 60 del Siglo XX se produjo, gracias a la labor de algunos intelectuales españoles, el llamado boomde la novela hispanoamericana, un fenómeno editorial que supuso la consagración de un número considerable de escritores -Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar.
..- cuyo deber primordial era revolucionar la literatura a fin de modificar la sociedad. Pero a mediados de los 70 surgen en esta narrativa cambios formales, temáticos y discursivos tan significantes que se puede afirmar que el canon literario instituido por la prestigiosa novelística del boom comienza a ser reemplazado por un nuevo canon, denominado por los críticos narrativa del posboom, en la que hallamos una notable presencia de mujeres.  

Isabel Allende -a diferencia de los autores del boom, quienes compónían novelas enciclopédicas y totalizadoras de escritura experimentalista- busca su inspiración en lo cotidiano de la realidad latinoamericana y emplea esquemas textuales mucho más sencillos y próximos al relato realista tradicional.
A pesar de que La casa de los espíritus posee una estructura circular con analepsis y prolepsis, esta obra se encuentra muy distanciada de los experimentos estructurales, muchas veces indescifrables, de los escritores del boom. En este sentido, la opera prima de Allende recupera el esquema lineal con predominio de la trama.
Es más, la prosa, fluida y natural, pone de relieve una sintaxis de periodos breves, poco complejos y con un léxico sencillo y coloquial.

La nueva narrativa hispanoamericana rescata la corriente de novela social que los escritores del boom, más preocupados por lo universal y lo cosmopolita, habían abandonado. Este compromiso político carácterístico del posboom se refleja en La casa de los espíritus a través de la narración de casi cien años de la historia del Chile contemporáneo, una narración que transcurre paralela a la crónica familiar.

 Los personajes, por su parte, carecen de complejidad psicológica y, debido a la inclinación de Isabel Allende por los valores éticos, están caracterizados desde una perspectiva moral buena y mala.
Así, Esteban Trueba es autoritario y violento; Jaime es generoso, tierno y solidario; o Pedro Tercero García es pasional, subversivo e íntegro.

La literatura del posboom, predominantemente urbana, añade elementos de la cultura juvenil (drogas, sexo, marginalidad…) y popular (bolero, rock, televisión, moda…).

Mientras que los escritores del boom manifiestan su incredulidad ante el hecho de que el amor puede ser la base en la que asentar la existencia del ser humano, en la obra de Isabel Allende este es uno de los temas fundamentales (Clara y Esteban, Blanca y Pedro Tercero, Alba y Miguel), de tal forma que se presenta como una fuerza capaz de cambiar las estructuras políticas y sociales.
En la nueva narrativa hispanoamericana también se incorpora el humor con el fin de parodiar géneros literarios o aspectos de la sociedad americana y occidental. De todos modos, este tema, que aparece en muchas de las novelas posboom, no se revela en La casa de los espíritus. Tan solo hace acto de presencia, en algunas ocasiones, la ironía, como cuando se asegura que el coche de Severo del Valle «se desplazaba a la velocidad suicida de quince y hasta veinte kilómetros por hora».
Lo femenino adquiere, asimismo, un lugar destacado. Los protagonistas de la opera prima de Isabel Allende son mujeres y la perspectiva que se adopta para criticar a los personajes masculinos es femenina (Esteban Trueba es violento y machista; Esteban García es un resentido que encuentra su venganza en la maldad…). Además, para Clara y Alba la escritura da sentido a sus vidas en una sociedad opresiva y patriarcal.

Finalmente, los escritores posboom -a diferencia de los autores del boom, cuya postura vital es pesimista- perciben el cosmos más ordenado y muestran una imagen más tranquilizadora de la realidad.
Es decir, expresan su optimismo ante un futuro esperanzador a través de la lucha feminista, política y social:
Alba, después de haber sido violada por Esteban García, decide olvidar la venganza y poner el acento en la vida de la hija que espera. Esta actitud personal del personaje viene a simbolizar la confianza de Allende en el futuro tanto para su país, Chile, como para afrontar la vida.
En conclusión, La casa de los espíritus es un relato político-social con destacada presencia de lo femenino, en el que la trama, narrada con sencillez.
Todo ello explica que la primera novela de la chilena Isabel Allende se convirtiera desde su publicación en 1982 en un éxito inmediato de superventas a nivel internacional.






Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.