Analisis sintactico oraciones subordinadas adverbiales

Share Button

Las oraciones yuxtapuestas


Sn oraciones que se suceden sin ningún nexo gramatical. Pueden ser totalmente independientes entre sí o pueden formar oraciones compuestas.

Ej.: Fui a su casa;


Las oraciones subordinadas

Son oraciones en las que una de ellas pasa a ser elemento sintáctico de la otra. El grado de incorporación de la subordinada depende de la función que desempeñe dentro de la principal. Puede analizarse como una oración simple, uno de cuyos elementos subordinados tiene verbo propio.

CLASIFICACIÓN DE LAS ORACIONES SUBORDINADAS: Sustantivas: SUBORDINADAS SUSTANTIVAS DE SUJETO (SN1)


Las hay de dos tipos: o bien van encabezadas por los nexos: que, el que, la que, lo que, eso de que. O bien se trata de construcciones de infinitivo. En el primer caso, cuando van introducidas por un nexo, estarían los siguientes ejemplos:

Que vengas es lo que quiero


Lo que me trajiste no me gusta

En cambio en el segundo caso, cuando son introducidas por un verbo en infinitivo, podríamos decir que tienden ha aparecer con los verbos convenir, importar, necesitar, ser, en la oración principal e infinitivo en la subordinada.

Me conviene llegar pronto.No me importa conducir

A diferencia de las subordinadas sustantivas que presentan un artículo redundante (Me inquiera el que viajes de noche), en las adjetivas sustantivas el artículo es un elemento indispensable. Si lo eliminamos, la oración pierde sentido y es incorrecta gramaticalmente.

*Que se esfuerza obtiene recompensa

Las subordinadas sustantivas de sujeto se dan principalmente, en las siguientes estructuras: Con verbos seudo impersonales (gustar, faltar, apetecer, importar, etc.). Ej.:

Importa conseguir buenos resultados

Estructuras atributivas. Ej.:
Practicar algún deporte es siempre recomendable.
Oraciones de pasiva refleja (se dice que…, se comenta que…, etc.). Ej.:

En el mercado se rumoreaba que habrá huelga

Subordinadas adjetivas sustantivadas. A pesar, de dedicarles un apartado expreso para ellas, convendría hablar un poco de las subordinadas adjetivas, para así, diferenciarlas de las sustantivas propiamente dichas. La subordinada de relativo pues, se sustantiva cuando no tiene antecedente expreso. 

SUBORDINADAS SUSTANTIVAS DE COMPLEMENTO DIRECTO O IMPLEMENTO (SN2)


Desempeñan la función de CD del verbo de la proposición principal y pueden conmutarse por el pronombre “lo”. Todas las subordinadas sustantivas de CD se pueden insertar sin nexo y con él. Pueden ser a su vez:

  1. Estilo directo e indirecto


  • En el estilo directo, el hablante reproduce las palabras textuales de una tercera persona. Su narración se limita a señalar, quién habla o piensa y las circunstancias en que este hecho se produce. La subordinada no experimenta ninguna transformación y esta unida a la principal sin nexos de enlace.
    En la escritura se representa con dos puntos:

Andrés dijo en ese momento:

No viajaré con vosotros


(Sin nexo)

Dijo Juan:

Trae los libros mañana


(Sin nexo)

Las proposiciones de infinitivo se insertan sin nexo.

Oí cantar a Juan


Hizo venir a María desde el pueblo


Mandó traer los libros de texto


  • En el estilo indirecto el narrador reproduce lo dicho o pensado como proposiciones subordinadas, enlazándolas a la principal mediante un nexo de subordinación y realizando en las misma las transformaciones necesarias para incorporarlas a su propio relato (cambio en las formas verbales, en los pronombres, etc.).

Andrés dijo en ese momento que no viajaría con nosotros


(Con nexo)

Me dijo que vendría


(Con nexo)

Me dijo que quería verme


(Con nexo)

Su madre no paraba de preguntar si había vuelto ya Maricarmen


  1. Interrogativas directas e indirectas


En el estilo indirecto, el nexo de enlace varía según sean enunciativas o interrogativas, como es el caso que tratamos ahora (el de las interrogativas). En las enunciativas indirectas el nexo siempre es “que”: “Mi tío Luis opina que aún no estoy preparado para el examen”.
A su vez, las interrogativas indirectas pueden ser, como todas las interrogativas, absolutas o parciales. Las interrogativas absolutas (cuya respuesta sólo puede ser sí o no) van introducidas por la conjunción “si”.

Te pregunto si vienes al cine


Dime si tienes hambre


Las interrogativas parciales (que preguntan por un elemento del enunciado) van introducidas por pronombres o adverbios interrogativos.

Averigua quién ha llamado antes


Explícanos qué sucede


No sé cuándo iremos de vacaciones


Te preguntó dónde esta Pedro

Las interrogativas directas funcionan exactamente igual que las del estilo directo, simplemente la proposición subordinada que va unida a la principal por yuxtaposición (generalmente con dos puntos) será una oración interrogativa.

Dijo Juan:

“¿Traerás los libros mañana?”


Su madre no paraba de preguntar:

¿Ha vuelto ya Maricarmen?


  • Adjetivas o de relativo:


Desempeñan la misma función que desempeñaría un adjetivo en la oración. Su función entonces, es la de completar a un sustantivo o equivalente de la proposición principal al que llamamos antecedente del relativo. Sintácticamente pueden ser conmutadas por un adjetivo, aunque por el sentido no siempre es posible esta conmutación.

Se llaman de relativo porque el nexo que las introduce es un pronombre o adverbio relativo, cuya función consiste en señalar al antecedente. Estos pronombres relativos son: que, quien quienes, cual, el cual, la cual, cuales, el que, la que, lo que…

Tabién pueden ir introducidas por adjetivos de relativo. Tales como: cuyo, cuya, cuyos, cuyas. O por adverbios relativos: donde, cuando, como.

El chico que está en la puerta es mi hermano


El chico cuyos padres conociste ayer es mi alumno


El piso donde vive Juan es pequeño


Dentro de la proposición subordinada, el pronombre relativo realiza la misma función que realizaría el nombre antecedente en la oración simple.

He perdido el reloj.
Sería en la oración simple, un CD.

Mi madre me regaló ese reloj.
También es un CD.

La oración compuesta sería: He perdido el reloj que me regaló mi madre.
El nexo “que” tendría en este caso la función de CD, como funciona en la oración simple.

Estas subordinadas pueden ser de dos tipos:
explicativas y especificativas.

ESPECIFICATIVAS: son aquellas que aparecen colocadas sin pausas junto al antecedente. Así, restringen el significado del antecedente matizando una cualidad que permita identificar al referente o bien distinguirlo dentro de su grupo. Añaden entonces, contenido semántico esencial para la compresión de la oración. A su vez, no se puede prescindir de ellas porque quedaría afectado el sentido de la oración.

El chico que viste camisa gris es el amigo de Alberto. Se identifica al amigo de Alberto dentro de un grupo de jóvenes como “aquel que viste camisa gris”.

EXPLICATIVAS: aparecen colocadas entre pausas (ya sean fónicas o gráficas), de esta manera, amplían el significado del antecedente añadiendo alguna información sobre una circunstancia o cualidad que se desea destacar, a modo de explicación o comentario adicional. Así, este contenido semántico que añaden no es necesario para la compresión total de la oración. Se puede prescindir de ellas sin alterar el sentido total de la oración.

El profesor, que no tiene coche, viene en tren todos los días. Se explica el motivo por el que el profesor viene entres todos los días, pero no sería necesario para comprender el significado de la oración.

SUSTANTIVACIÓN DE LAS SUBORDINADAS ADJETIVAS

Las subordinadas de relativo se sustantivan cuando no tienen antecedente expreso. Una forma frecuente de hacerlo es anteponiendo un artículo al pronombre relativo “que” o bien utilizando los relativos “quien, cuanto o donde”. Una vez sustantivadas, son funcionalmente, sustantivas.

  • Articulo + “que”: El artículo aquí es un elemento obligado, que realiza la función específica de sustantivar la subordinada de relativo.
    • El que se esfuerza obtiene recompensa


  • Quien: se aplica sólo a personas y es muy frecuente que se utilice sin antecedente expreso como relativo de generalización, en cuyo caso lleva implícitos los valores del artículo y equivale a “la persona que”, “aquel que”.
    • Quien conoce sus debilidades está mejor preparado.
  • Cuanto: es un relativo cuantitativo y se usa casi siempre como relativo de generalización. Equivale a “todo lo que”, “todo el que”.
    • Cuanto dijo era falso.
  • Donde: usado sin antecedente expreso también.
    • Donde veraneamos el año pasado es un sitio fantástico. Es como si dijésemos “(El lugar)
      donde veraneamos el año pasado es un sitio fantástico”.

CONSTRUCCIONES DE GERUNDIO Y PARTICIPIO COMO SUBORDINADAS ADJETIVAS


Ambas construcciones pueden funcionar como término adyacente del sintagma nominal. Algunos ejemplos de construcciones con el gerundio, podrían ser los siguientes:

En el parque hay una orquesta tocando boleros


El profesor, viendo el desorden de la clase, reprendió a los alumnos


Como ejemplos de construcciones de participio serían:

Andrés, enfurecido por la noticia, se marchó de casa


  • Subordinadas adverbiales:


Realizan la misma función que un adverbio en la oración. También suelen llamarse circunstanciales porque en cierto modo desempeñan la función de complemento circunstancial. Existen al menos tres grupos de subordinadas adverbiales:

  • Propias o adverbiales (conmutables por un adverbio de lugar, tiempo o modo).
    • Subordinadas adverbiales de lugar


      Se integran en la oración principal como complemento circunstancial de lugar. Son conmutables por adverbios de lugar o construcciones equivalentes, del tipo “allí”, “en algún lugar”. Los nexos más frecuentes son “donde” y “adonde”, solo o precedidos de preposición.

Vivo donde he nacido


Cruzamos por donde nos aconsejaste


Empieza desde donde se acaba el bosque


  1. Subordinadas adverbiales de tiempo:


    se integran en la oración principal como complemento circunstancial de tiempo. Son conmutables por adverbios de tiempo o construcciones equivalentes, del tipo “entonces”, “en ese momento”.

Apenas llegó, se puso a gritar como una fiera.

Tan pronto hubimos cenado, nos fuimos a la verbena.

Mientras duró la fiesta,


Alex se comportó educadamente


Las construcciones de infinitivo, gerundio y participio también pueden construirse en subordinadas adverbiales de tiempo: las de infinitivo precedidas de preposición y las de gerundio y participio en construcciones absolutas.

Al salir el sol, nos iremos.

Llegando a esta conclusión, no hay más que tratar.

Preparados los ingredientes, nos pusimos manos a la obra.

  1. Subordinadas adverbiales de modo:


    se integran en la oración principal como complemento circunstancial de modo. Son conmutables por adverbios de modo o construcciones equivalentes, del tipo “así”, “de este modo”.

Trabajan sin que nadie los moleste


Luis entró en clase atropellando a la gente


Se comportó tal cual había prometido


Lo hice según me aconsejaste


El participio en construcción absoluta también se puede constituir en subordinada adverbial de modo:
Tranquilizada su conciencia, vivía sin mayores sobresaltos.

  • SUBORDINADAS ADVERBIALES COMPARATIVAS:


    expresan el resultado de una comparación entre un elemento de la principal y otro de la subordinada. Toda comparación está formada, pues, por una base de comparación y dos términos de comparación. Ambos términos están unidos por elementos correlativos: un cuantificador para el primero y un nexo comparativo para el segundo. El segundo término constituye la subordinada comparativa.

Tengo tantas pecas como tú lunares (tienes


Proposición principal: “Tengo tantas pecas”

Proposición subordinada: “Como tú lunares”

Nexo comparativo: Tantas… como

Juan sabe el resultado mejor que yo.
(Que yo sé)

Lucía es más hermosa que su hija.
(Que su hija es)

Carlos es tan elegante como Bernat.
(Como Bernat es)

  • Subordinadas de conexión lógica


    Están en relación lógica con la principal, no pueden ser conmutadas por adverbios. Sintácticamente, más que complementos circunstanciales del verbo dominante, lo son de toda la proposición principal, a modo de atributo oracional.
    • CAUSALES


      Expresan la causa, origen o fundamento, de lo enunciado en la principal:

      No fuimos de vacaciones porque el niño estaba enfermo

Las construcciones de infinitivo, gerundio y participio también pueden expresar relación causal, en construcción absoluta o como término de preposición, así como cualquier otra construcción precedida de la preposición “por”:

Al ver la catástrofe se deprimió terriblemente.

Le han despedido por no saber inglés


Habiendo superado todas las pruebas, se tomó unos días de descanso.

Perdido el último bastión, los sublevados se rindieron.

No iré con ellos por lo que contó Luis

  1. FINALES:


    expresan la intención o finalidad con que se realiza lo enunciado en la principal:

    Avisaré a mis padres para que no vengan antes de las diez

    El verbo suele ir en subjuntivo, a menos que el sujeto sea el mismo que en la principal, en cuyo caso se forman construcciones de infinitivo precedidas de “a” o “para”.

Vengo a pedirte explicaciones de lo sucedido


Se puso los cascos para no oír a nadie


  1. CONSECUTIVAS:


    Expresan el efecto o consecuencia que se deriva de lo enunciado en la principal.

    El niño estaba enfermo, por tanto no fuimos de vacaciones

    Algunas consecutivas expresan el resultado de que algo de la principal se dé con gran intensidad. Presentan entonces estructuras correlativas entre un cuantitativo intensificador de la principal:

Tenía tanta fiebre que no pudo ir al cine


Se esfuerza tanto que acabará por enfermar


Si será listo el niño que ha aprendido el abecedario en dos días.

  1. CONDICIONALES:


    expresan una condición de cuya realización depende que se cumpla o no lo expresado en la principal.

Si apruebo el curso, iré de campamentos.

Si no llueve, la tierra se seca.

Como no vengas a tiempo te quedarás sin cenar.

Mientras no salga el sol no iremos de vacaciones.

  1. CONCESIVAS:


    expresan una dificultad para que se cumpla lo enunciado en la principal, que, pese a todo, se realiza.
    Aunque he hablado con ella, aún no estoy tranquilo.
    Las construcciones con formas no personales pueden funcionar como subordinadas concesivas; las de infinitivo introducidas por “todo y”, “a pesar de”, y “con”. Las de gerundio y participio por “todo”, “aun” e “incluso”

A pesar de haber dormido, aún me siento cansada.

Todo y apagado el incendio, aún se veían escenas de terror.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *