Juan Ramón Jiménez etapa modernista

Share Button
Juan Ramón Jiménez (Moguer 1881 Puerto Rico 1958) 
Nacíó en Moguer (Huelva) en 1881. Los primeros poemas los escribió ya a los catorce años. En 1900 se trasladó a Madrid a luchar por el Modernismo. La muerte de su padre, en ese mismo año, le produjo una profunda crisis depresiva que Ie obligó a permanecer en sanatorios mentales del sur de Francia y de Madrid. Tras unos años en Moguer, regresó de nuevo a Madrid, alojándose en la Residencia de Estudiantes. En 1916 se casó en Nueva York con Zenobia Camprubí. En 1951 se instalé en Puerto Rico. Estando allí le fue concedido el Premio Nobel de Literatura en 1956, el mismo año en el que murió Zenobia (coinciden las dos noticias). Dos años más tarde, 1958, Juan Ramón, deshecho, morirá también en Puerto Rico. Sus restos reposan hoy en Moguer. 

OBRA Y TRAYECTORIA POÉTICA


Juan Ramón vivía su mundo “en soledad”, según sus propias palabras: le aísla su aguda hiperestesia. Fue un hombre hipersensible y retraído que dedicó toda su vida a la poesía, a su Obra, como él decía. La búsqueda de la belleza a través de la poesía fue su única ocupación, la que le absorbíó todo su tiempo.
Para Juan Ramón la poesía no es sólo la aspiración a la belleza, sino un medio de conocimiento y de alcanzar la plenitud. Obsesionado por conseguir la perfección, ordenaba y corregía continuamente sus versos. A esta aguda exigencia estética del poeta va unido un consciente propésito de dirigirse, según una dedicatoria suya, “a la minoría, siempre”. La obra poética de Juan Ramón, desarrollada a lo largo de más de medio siglo, no puede adscribirse a ningún grupo o movimiento literario concreto. Con influencias modernistas o de las vanguardias, se mantuvo siempre al margen de modas y escuelas, fiel a su personal y original Concepción de la poesía. 
No resulta fácil clasificar su obra en periodos cronológicos, a pesar de que el propio poeta lo intentara en varias ocasiones. En 1948 Juan Ramón clasifica su obra en tres fases: 
1ª Época sensitiva: desde sus comienzos hasta 1915  2ª Época intelectual: desde 1916, con el Diario de un poeta recién casado, hasta 1936. 3ª Época “suficiente” o “verdadera”: desde 1937 hasta su fallecimiento. Es la época del exilio. 
– La primera etapa es la modernista, abarca la producción reallzada hasta 1915. Predomina en ella el Modernismo mas brillante, aunque con tonos grises e intimistas, entre el fervor por la belleza y la naturaleza, en libros como Arias trlstes (1903) Elejías (1908) o La soledad sonora (1908), etapa que culmina con el libro de prosa poética Platero y yo (1914). 


– La segunda etapa (1916-1936) o etapa lntelectual, supuso la ruptura con el Modernismo. El poeta cultiva la poesía pura. En ese año (1916), durante su viaje a Nueva York, con motivo de su boda con Zenobia Camprubí, escribe Diario de un poeta recién casado, libro de viaje dividido en seis secciones, a la vez que diario, obra clave en la Iírica contemporánea. 
“Recién casado“ significa “recién nacido” a una nueva poesía y a una experiencia amorosa que contribuyé decisivamente a este Renacimiento. El Diario, viaje de tierra, mar y cielo, tiene dos protagonistas fundamentales: el Amor y el Mar. En este libro aparecen novedades estilísticas como el verso libre y combina verso y prosa, intentando borrar Ias fronteras entre los géneros. Desaparece el léxico modernista, el adjetivo sensorial, sustituido por una poesía desnuda de ornamento y depurada de lo anecdótico. 
Ya en Madrid, publica Eternidades (1917) y Piedra y cielo (1918). Continua en ellos su proceso de interiorización y se agudiza su ansia de abarcar el mundo en su totalidad; busca el “nombre exacto” de las cosas. De ahí que él calificara esta etapa de su creación como de intelectual. 
– La tercera etapa, denominada también época suficiente o verdadera (1937-1958): durante su exilio en América, el poeta prosigue su indagacién poética, cada vez més encerrado en sí mismo y atento solo a su Obra, cada día más exigente y ambiciosa. 
A esta etapa, experiencia de lo divino, pertenecen Ias obras En el otro costado, Animal de fondo (194.9) y Días deseante y deseado (1957), donde expresa experiencias de carácter místico. En esta etapa final medita la posibilidad de que en su poesía se encuentre el camino para llegar a Dios, pero el Dios del poeta es la belleza del mundo y la naturaleza, con la que se siente plenamente identificado. Formalmente esta etapa esta marcada por un absoluto dominio del verso libre y por un lenguaje hermético. 
Los temas centrales de esta poesla son la busca de lo absoluto y el ansia de totalidad o de eternidad. 
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *