La Casa de Bernarda Alba Resumen

Share Button

Este fragmento pertenece a Federico García Lorca y se a extraído de su obra
 La casa de Bernarda Alba que fue editada en el año 1936, forma parte del movimiento literario conocido como la generación del 27, porque mezcla las vanguardias, como el Surrealismo y la literatura tradicional. Lorca fue poeta, escritor y dramaturgo español,es considerado como uno de los grandes poetas del Siglo XX y uno de los autores teatrales de referencia en la literatura española. Miembro de la llamada Generación del 27, suyas son obras como el Romancero GitanoPoeta en Nueva YorkBodas de sangre, Yerma o La casa de Bernarda Alba
. Durante la Segunda República, Lorca disfrutó del apoyo del estado para preparar sus nuevas obras teatrales, siendo Yerma o La casa de Bernarda Alba ejemplos de este periodo en el que el poeta mostró su apoyo al comunismo fundando la Asociación de Amigos de la Uníón Soviética.

Esta parte de la obra pertenece al tercer acto, es decir, la última parte en el momento de más tensión. Incluso este momento se puede ubicar dentro del estado de clímax, o sea la parte de violencia final. Es una obra dramática que narra que en la Andalucía de los años 30 viven juntas una madre con sus 5 hijas y la abuela de estas. La madre, Bernarda, es muy autoritaria y vive preocupada por el que dirán. Estuvo casada pero al morir su segundo marido obligó a sus hijas a guardar el luto durante ocho años. Durante este tiempo se vive dentro de la casa un ambiente de tensión y peleas constantes, principalmente por la búsqueda de la libertad y las ansias sexuales.  En cuanto a la propiedad del texto es importante dentro de la obra de Lorca porque es el final y por tanto el desenlace del libro.

La casa de Bernarda

Alba destaca, además dentro de las obras del autor ya que fue la última q escribíó antes de su muerte y lo que presenta una mayor perfección.

Los personajes que aparecen en escena son todos femeninos y caracterizados por una vestimenta negra, lo que contribuye a crear una atmósfera de luto y represión.Por supuesto, la ausencia de personajes masculinos ayuda a hacer hincapié en el dramatismo de la obra y a resultar la figura de Pepe el Romano, que no aparece en escena pero se le alude constantemente por su atractivo físico, un guapo mozo del pueblo que, apesar de pedir la mano a Angustias para matrimonio, mantiene una relación con la hermana de este. También están caracterizados con gran detalle desde distintas perspectivas: el diálogo, su lenguaje, sus movimientos escénicos, su vestuario, los objetos que poseen y el simbolismo de sus nombres.

Los personajes que aparecen en este fragmento son en primer lugar, Bernarda que posee un gran conjunto de rasgos negativos como la agresividad y la violencia reflejada en la parte donde saca la escopeta con la intención de matar a Pepe “el Romano”. También se le caracteriza el uso del bastón que refleja su poder y dominio. Bernarda vive preocupada por el honor y las apariencias demostrándolo cuando su hija
Adela se suicida y ella repite hasta la saciedad que su hija a muerto virgen.En segundo lugar,  se encuentra Martirio que se caracteriza por su envidia hacia su hermana Adela porque ésta atrae a Pepe “el Romano”, como podemos ver cuando dice “dichosa ella mil veces que lo pudo tener”.En tercer lugar, está el personaje de Adela. Adela se caracteriza por ser la mas apasionada de las hermanas, como expresa en las frases “¡En mi no manda nadie más que Pepe!” y “ yo soy su mujer!”; y por su rebeldía demostrándolo al romper el bastón de mando de Bernarda. Debido a  su fuerza amorosa y a su deseo de libertad, Adela se suicida pensando que Bernarda a matado a Pepe “el Romano”.Otro de los personajes que aparece en la obra es Magdalena que a pesar de ser un personaje sumiso y tranquilo en este fragmento la vemos alterada debido a lo que está pasando en la casa como podemos ver en la frase “¡Endemoniada!”También aparece Angustias que a pesar de ser una persona ingenua desata su furia en su hermana Adela cuando descubre que ésta se ha ido con Pepe “el Romano”.Por último aparecen dos criadas, Poncia que es la criada de Bernarda pero interviene en todos los conflictos y conversaciones de la familia como podemos ver en “¿Pero lo habéis matado?”, también da consejos a Bernarda como cuando le sugiere que no entre en la habitación donde Adela de ha suicidado; y la Criada que a pesar de ser sumisa e hipócrita en esta ocasión avisa a Bernarda de que los vecinos se han levantado.


Los temas que encontramos en este fragmento son cuatro de los más recurrentes en la obra de Lorca.

El primero con el que nos encontramos es el deseo sexual cuando Martirio dice” ¡Estaba con él! ¡Mira esas enaguas llenas de paja de trigo!”.

El siguiente tema que encontramos es el de las ansias de libertad caracterizado por la ruptura del bastón por parte de Adela, símbolo de la autoridad de Bernarda.

A continuación tenemos el tema de la opresión, ya que Bernarda llega a disparar a Pepe intentado eliminar la deshonra de su hija.

Y por último está el tema de la honra, fundamental en la obra, llegando al clímax cuando Bernarda exclama: “¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen!”

En este fragmento se trata la escena en la que Adela se rebela contra su madre tras haber consumado con Pepe “el Romano” porque esta llega a la casa llena de pajas de trigo. En consecuencia Bernarda monta en cólera intentando matar a Pepe, al no conseguirlo, le miente a su hija diciéndole lo contrario por lo que esta se suicida. Bernarda , siempre preocupada por la honra, no aceptaba que su hija hubiese muerto tras haber mantenido relaciones ocultando este hecho.

Respecto al diálogo, observamos que en el fragmento se intercalan réplicas breves junto a intervenciones largas, como la última intervención de Bernarda. Ésta, interviene con réplicas breves, secas y cortantes, donde se refleja la autoridad y la brusquedad de su lenguaje mediante imperativos y exclamaciones, como en “¡Atrévete a buscarlo ahora!”, o “¡Qué pobreza la mía, no poder…!”.

También aparecen Angustias y Magdalena con réplicas muy breves y agresivas, y de carácter despectivo hacia Adela, como en “endemoniada”, o “¡Ladrona! ¡Deshonra de nuestra casa!”

Adela muestra violencia y fuerza verbal, debido a sus ansias de libertad, como en “¡Nadie podrá conmigo!”, o “Yo soy mujer”.

Martirio se expresa eliminando ya las insinuaciones, pasando a los hechos concretos de la  trama, como “¡Estaba con él! ¡Mira esas enaguas (…)!”, donde utiliza el lenguaje con rencor, envidia y odio hacia Adela.

La Poncia posee un lenguaje rico y variado. Como con sentido del humor, así como un lenguaje poético en ocasiones, y domina las insinuaciones, generalmente. Debido a que esta parte de la obra hace referencia a una situación tensa, la Poncia expresa su miedo o sorpresa, como en “¡Nunca tengamos este fin!”, o “¿pero lo habéis matado?”

En cuanto a los recursos morfosintácticos, en el fragmento destaca el estilo verbal, narrado en 1º persona lo que expresa la subjetividad de los personajes, el modo verbal está en indicativo y en imperativo, utilizado generalmente por Bernarda; y el léxico es popular.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.