Obras del Realismo critico

Share Button

La evolución de la narrativa en España durante la dictadura de Franco.

Se puede decir que en esta larga etapa la tendencia estética dominante ha sido el Realismo.

Principales orientaciones:

-Durante la Guerra Civil: la guerra rompíó con las corrientes estéticas anteriores y la novela enlaza con el Realismo del s. XIX olvidando las vanguardias de principio de siglo.

-Por otra parte, encontramos tres etapas:

Década de los 40, década de los 50 y década de los 60 y principios de los 70

NARRATIVA DE LOS AÑOS 40:


Está determinada por las consecuencias de la guerra; predomina el Realismo tradicional.

Realismo tradicional: Las novelas más significativas de esta etapa ofrecen una visión descarnada de la realidad española, y unos personajes que viven situaciones de violencia, rutina sin salida, sufrimiento y aislamiento.

Destacan: Gonzalo Torrente Ballester y Miguel Delibes (La sombra del ciprés es alargada).

-LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE: Obra de C.J Cela entronca con la novela picaresca, presenta la autobiografía de un condenado a muerte. El protagonista dirige su confesión a un amigo de  su última víctima y le pide perdón. Al final se incluyen dos cartas en las que se informa de que Pascual fue ejecutado y de cómo murió.

La novela retrata el ambiente rural de la España anterior a la Guerra Civil y la circunstancia familiar en la que crece Pascual se caracterizaba por la pobreza, la crueldad y la brutalidad. Su relato está presidido por la violencia.

-NADA: Carmen Laforet recibíó el premio Nadal por esta obra.
De tendencia realista y estilo sencillo, narra la historia del proceso de aprendizaje y maduración de Andrea, una joven que, llena de ilusiones, va a realizar sus estudios universitarios a Barcelona y se aloja en casa de unos familiares.

En el exilio destaca:

-Ramón J. Sénder: una de sus obras más celebradas es Réquiem por un campesino español. En ella narra la vida de un joven de pueblo Aragónés que lucha contra los derechos de los campesinos.

NARRATIVA DE LOS AÑOS 50:


En esta etapa, además del Realismo crítico, se desarrolla otra tendencia narrativa (de menor importancia):

-Realismo tradicional: Los gozos y las sombras de Gonzalo Torrente Ballester; Mi idolatrado hijo Sisí de Miguel Delibes.

Realismo crítico


Se caracteriza  por su intención de reflejar la realidad de la época, de constituirse en testimonio de la situación social e histórica del país.

Rasgos formales:

-Técnica objetivista: Elimina la participación del narrador en la historia y oculta el mundo interior de los personajes.

-Reducción de la historia narrada a un espacio limitado y un tiempo breve.

-Protagonista colectivo.

-Estructura fragmentaria.

Temas: La vida diaria, las injusticias y las condiciones laborales; la marginación y el chabolismo; el caciquismo; la soledad y el egoísmo.

C.J Cela:


Su obra más representativa es La Colmena. La obra destaca por su protagonista colectivo, su estructura en secuencias de acciones y por el tiempo reducido de la historia. Los diálogos se producen en un lenguaje coloquial madrileño, las secuencias se distribuyen en 6 capítulos y un final, y no siguen un orden cronológico, entrelazándose trozos de la vida de distintas personas.

Los temas más importantes son la pobreza y el sexo, porque permite la salida de la miseria y evadirse del aburrimiento.

Rafael Sánchez Ferlosio:


Su obra más importante es El Jarama. El  tema de la obra sería la trivialidad, la pobreza mental de ciertos sectores de la sociedad de la época. Otro tema es el tiempo: la acción dura 16 horas. El espacio es reducido.

La obra presenta un narrador objetivo; la mayor parte del relato está constituida por diálogos banales de los distintos personajes.

Se ha destacado la reproducción del lenguaje coloquial.

Ignacio Aldecoa: Escritor de cuentos y novelas. Destaca: El fulgor y la sangre.


-Protagonista colectivo.

-Estructura fragmentaria.

Temas: La vida diaria, las injusticias y las condiciones laborales; la marginación y el chabolismo; el caciquismo; la soledad y el egoísmo.

C.J Cela:


Su obra más representativa es La Colmena. La obra destaca por su protagonista colectivo, su estructura en secuencias de acciones y por el tiempo reducido de la historia. Los diálogos se producen en un lenguaje coloquial madrileño, las secuencias se distribuyen en 6 capítulos y un final, y no siguen un orden cronológico, entrelazándose trozos de la vida de distintas personas.

Los temas más importantes son la pobreza y el sexo, porque permite la salida de la miseria y evadirse del aburrimiento.

Rafael Sánchez Ferlosio:


Su obra más importante es El Jarama. El  tema de la obra sería la trivialidad, la pobreza mental de ciertos sectores de la sociedad de la época. Otro tema es el tiempo: la acción dura 16 horas. El espacio es reducido.

La obra presenta un narrador objetivo; la mayor parte del relato está constituida por diálogos banales de los distintos personajes.

Se ha destacado la reproducción del lenguaje coloquial.

Ignacio Aldecoa: Escritor de cuentos y novelas. Destaca: El fulgor y la sangre.

NARRATIVA DE LOS 60:


La novela Tiempo de silencio de Luis Martín Santos inauguró una etapa de renovación de la narrativa española en sus aspectos formales.

Aspectos formales:

La influencia de la narrativa extranjera afectó a  la estructura y técnicas narrativas.

-La ruptura del orden cronológico en la narración y la presencia de un tiempo reducido; se producen retrocesos al pasado, saltos temporales o superposiciones de distintos planos.

-El perspectivismo

-Empleo del monólogo interior y el fluir de la conciencia: diálogo y estilo indirecto libre.

-Empleo expresivo de la tipografía, separación especial de las palabras, presentación de páginas en blanco.


Luis Martín Santos, Tiempo de silencio.

Con un lenguaje culto y unas técnicas novedosas, realiza una descripción de la realidad de la España de la época, y una reflexión sobre su historia y cultura (pobreza, desigualdades sociales, mediocridad, conformismo).

En cuanto a sus rasgos formales, destaca la mezcla de perspectiva, el monólogo interior, la segunda persona y los estilos directo, indirecto y libre.

Juan Goytisolo:


Cultivó la narrativa experimental. Destaca: Señas de identidad.

Miguel Delibes:


Ha creado una extensa obra. Destacan: Las ratas y cinco horas con Mario. Esta última incluye recuerdos y reflexiones sobre la vida en común, y también reproches a Mario por sus valores y comportamientos.

Juan Marsé:


Últimas tardes con Teresa se inscribe en la tendencia renovadora. La novela critica el progresismo superficial y esnob de cierta juventud universitaria.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.