Rubén Darío y la Generación del 98

Share Button
El Modernismo es un movimiento literario hispanoamericano que se desarrolló entre finales del Siglo XIX y principios del XX. Tiene su origen en el poeta nicaragüense Rubén Darío (Azul, Prosas profanas; Cantos de vida y esperanza). Surgíó de la influencia de la poesía francesa (simbolismo y parnasianismo) y se caracteriza por romper con la estética anterior (el Realismo). Busca la perfección formal, utiliza un léxico exquisito, con abundancia de recursos estilísticos, y un lenguaje marcadamente sensorial. Sus temas típicos son el amor, el erotismo, la sensualidad, la evasión de la realidad hacia épocas o lugares remotos o exóticos (la Edad Media u Oriente) y también algunos temas propios del Romanticismo, corno la noche, la muerte y la soledad. En la poesía modernista hay ciertos elementos recurrentes, como el cisne, el jardín, la luna, las flores, las piedras preciosas o los seres mitológicos, doncellas, princesas, etc.
En España encontramos autores modernistas como Manuel Machado:
De su producción poética destacan: Alma y El mal poema.

Antonio Machado

Pertenecíó al Modernismo en su primera etapa como poeta, a la que pertenece la obra Soledades, Galerías. Otros poemas, de 1907, en la que recoge y amplía textos anteriores.

Juan Ramón Jiménez

Pertenecíó al Modernismo en su primera etapa. Sus principales obras modernistas son, en poesía: Jardines lejanos y La soledad sonora. Y en prosa: Platero y yo.

José María del Valle-Inclán

También pertenecíó al Modernismo en su primera etapa. Sus obras modernistas en prosa son las novelas: Sonata de otoño; Sonata de estío; Sonata de primavera y Sonata de invierno. En poesía: Aromas de leyenda; El pasajero y La pipa de Kif. En teatro: El marqués de Bradomín. Otros autores modernistas son: Salvador Rueda, Francisco Villaespesa y Eduardo Marquina.
La Generación del 98 es un grupo de intelectuales unidos por una preocupación común por la situación de España (que a principios del Siglo XX atraviesa una profunda crisis política, económica, social y cultural). El nombre del grupo hace referencia al año en que se pierden las últimas colonias (Cuba, Puerto Rico y Filipinas). Estos autores reciben la influencia de filósofos como Nietzsche y Schopenhauer, que dan una visión pesimista de la realidad. Entre los temas de sus obras están: España, su historia, su identidad y costumbres y los paisajes, especialmente los de Castilla, y la religión. Los autores de la Generación del 98 tienen una clara predilección por la novela y el ensayo, aunque también encontramos obras de otros géneros. En cuanto al estilo, buscan la claridad y la sencillez en la exposición de las ideas. Rechazan la brillantez y la musicalidad modernista. Defienden el antirretoricismo y la utilización de palabras tradicionales. Dan más importancia al contenido que a la forma.
Se enmarcan en esta corriente:

Ángel Ganivet:

se considera un precursor del grupo. Novela: La conquista del reino de Maya por el último conquistador español, Pío Cid. Ensayo: Idearium español.

Ramiro de Maeztu:

se dedicó a la labor periodística. Ensayos: Hacia otra España; En defensa de la hispanidad.

Miguel de Unamuno:

fue un destacado filósofo y escritor. Su preocupación fundamental gira en torno de los conflictos de la fe. Novelas: Niebla; San Manuel Bueno, mártir; La tía Tu fa. Ensayo: En torno al casticismo; Del sentimiento trágico de la vida; La agonía del cristianismo. Poesía: El Cristo de Velázquez.

José Matínez Ruiz «Azorín»

Se caracteriza por la precisión y claridad de su estilo.
Sus temas preferidos son la evocación de los hombres y las tierras de España. Novelas: La voluntad; Antonio Azorín; Confesiones de un pequeño filósofo. Ensayo: Castilla, Ramón María del Valle-Inclán: fue el escritor más original de la generación. Tuvo una etapa modernista y otra más próxima a la Generación del 98. Creó el esperpento (visión grotesca y caricaturizada de la realidad). Novelas: Ruedo ibérico; Tirano Banderas. Teatro: Luces de bohemia; Martes de carnaval.

Antonio Machado:

es el poeta de la generación del 98, aunque escribíó también ensayo y drama. Su poesía recurre a símbolos: camino-vida; aire-libertad; fuego-amor; la tarde— melancolía; jardín-intimidad. Definíó a la poesía como «palabra en el tiempo». Obras pertenecientes a la Generación del 98: Poesía: Campos de Castilla. Ensayo:

Juan de Mairena. Pío Baroja:

fue médico, ensayista y novelista. Se caracteriza por una visión pesimista del hombre y de la vida. Reuníó sus novelas en trilogías sobre temas comunes. Novelas: Camino de perfección; La busca; El árbol de la ciencia.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.