Ejemplos de novelas realista

Share Button

Realismo y Naturalismo

El movimiento realista reacciona contra los excesos ROMánticos y su abuso de la subjetividad y la imaginación. Por el contrario, ahora se va a valorar la observación minuciosa y precisa de la realidad contemporánea.
En Francia nacíó un movimiento que llevó al extremo los objetivos realistas: el Naturalismo. Este pretende explicar las causas de los comportamientos humanos y para ello tiene en cuenta las nuevas ideas científicas sobre el ser humano. Fue un movimiento muy polémico, cuyo máximo representante fue Émile Zola. En España este movimiento extremista tuvo poca repercusión.

Carácterísticas de la novela realista

El Realismo es un movimiento literario fundamentalmente narrativo. Los géneros predominantes son el cuento y la novela.
En contra del subjetivismo y de la imaginación ROMántica, la novela realista nace de la observación y del análisis meticuloso de la realidad. Las obras de ficción se presentan como si fueran fragmentos verdaderos de la realidad. Además el escritor refleja el momento en que vive, hay un reflejo de todas las clases sociales, aunque se da un predominio de los ambientes de clase media.
Con frecuencia la escritura esta guiada por una tesis ideológica que el autor pretende defender con su creación y con la que pretende convencer al lector.
En cuanto a los personajes, los protagonistas de la narrativa realista son personajes normales, sin carácterísticas heroicas o especiales.
El tipo de narrador más habitual esta novela es el omnisciente, el cual controla hasta el último detalle de la materia que va a relatar.
Por último, el objetivo estilístico es el de un lenguaje natural. Sin embargo, cabe distinguir entre el lenguaje del narrador, que suele mantener un nivel culto, cuidado y literario, y el lenguaje de los diálogos, donde se pone especial cuidado en la reproducción del habla real de los personajes.

Principales escritores realistas

·

Benito Pérez Galdós:

Es el máximo representante del Realismo español.
En su primera época escribíó, principalmente novelas de tesis, como Doña perfecta.
Pero el Galdós más carácterístico es el de las novelas contemporáneas. Localizadas en su mayoría en Madrid, reflejan la sociedad cambiante del momento y aparecen en ellas todas las clases sociales, pero sobre todo la clase media. Son las novelas que mas se ajustan a los objetivos del Realismo. Alguna de sus novelas más importantes son:
Tormento, Miau y Fortunata y Jacinta,
Su obra cumbre.
En sus novelas es carácterística acusada la forma dialogada, ben como dialogo propiamente o como monologo interior. Además, Galdós es un artista en la reproducción del habla real y de sus variedades sociales, llenas de humor, ironía y parodia en muchas ocasiones.

  • Leopoldo Alas, Clarín:


    En su obra narrativa destacan las narraciones breves como Pipá, con influencias naturalistas, o Doña Berta, quizás la narración más poética del Siglo XIX español. Son numerosos y de gran valor también sus cuentos, publicados en colecciones como El señor y lo demás son cuentos, Cuentos morales.

    Sin embargo, la obra cumbre de Clarín es La Regenta, cuyo protagonista principal es la sociedad vetustense. La precisión con la que Clarín describe su organización, sus costumbres, sus modas, sus ideologías o sus normas morales explica el asfixiante mundo en el que se desenvuelve la protagonista y que acabará por derrotarla y aplastarla.

  • Pedro Antonio de Alarcón:

    Es un representante de las novelas de tesis, en las que defiende puntos de vista de moral tradicionalista. Su obra más conocida es El sombrero de tres picos.
    ·

    Juan Varela:

    No quiso defender en sus novelas ningún valor moral o social, y afirmó que el objetivo de la novela era ser bonita, distraer e idealizar. Sus narraciones tratan, en general, problemas del amor. En Pepita Jiménez mezcla la forma epistolar y el relato de uno de los personajes. Otra novela destacada es Juanita la larga.
    ·

    José María de Pereda

    Pereda es un narrador que desprecia la vida urbana y se centra en las virtudes de la vida rural de su regíón natal, la montaña santanderina. Unido al reflejo de la vida en la naturaleza está la defensa de los valores tradicionalistas. El mejor ejemplo es Peñas arriba.
    ·

    Emilia Pardo Bazán:

    En La cuestión palpitante trató de conciliar las doctrinas naturalistas con el cristianismo. Como narradora, muestra predilección por los temas de la sórdida vida rural de Galicia. Su obra más importante es Los pazos de Ulloa.
    ·

    Vicente Blasco Ibáñez:

    Es conocido como el Zola español, destaca por sus novelas regionales, centradas en el análisis de las relaciones y de los problemas sociales de la ciudad y de la huerta valenciana. Son títulos importantes La barraca y Cañas y barro, donde se percibe una mayor influencia del Naturalismo.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.