Novelas de Realismo mágico

Share Button

Narrativa hispanoamericana:


Durante la segunda mitad del Siglo XX la narrativa hispanoamericana ha conocido un desarrollo extraordinario. Su éxito internacional puede medirse por la concesión del premio Nobel a 3 autores: Miguel Ángel Asturias (1967), Gabriel García Márquez (1982) y Mario Vargas Llosa (2010).

El momento más brillante es la década de los 60, pero su origen hay que buscarlo en la década de los 40, cuando tiene lugar la superación del Realismo tradicional. Esta superación viene determinada por la asimilación de la renovación de la narrativa occidental tanto europea como norteamericana, y por la influencia de las vanguardias de los años veinte. Durante los años 40 y 50 se concreta en 3 manifestaciones:
el Realismo fantástico de Jorge Luis Borges, el existencialismo de Juan Carlos Onetti y el Realismo mágico que llegará a la cima de su popularidad con Gabriel García Márquez.

El Realismo fantástico que encarna Borges (Ficciones) surge de la intuición de que “es dudoso que el mundo tenga sentido”. Sus cuentos son parábolas que tratan temas como la muerte, el sentido de la vida… Juan Carlos Onetti es el creador de un espacio mítico: Santa María, donde expresa una visión profundamente pesimista acerca del sentido de la vida (La vida breve).

El concepto de Realismo mágico surge en el mundo de las vanguardias europeas de los años 20. Estas suponen la constatación de que la realidad no termina en el precio de los tomates, sino que es más amplia. Miguel Ángel Asturias se caracteriza tanto por la reivindicación de las culturas indígenas mayas y por la denuncia de la explotación neocolonialista (Hombres de maíz). Juan Rulfo, fue el autor de 2 obras de extraordinaria densidad publicadas en los años 50 (llano en llamas y Pedro Páramo). Esta última es una novela breve muy original, transcurrida en un lugar mítico. Se trata de una aldea habitada por muertos. En la novela destacan la alternancia de narradores, la intensidad del lenguaje popular…

El “Boom”:


es una onomatopeya que hace alusión al extraordinario éxito editorial que en la década de los 60 alcanza la novela hispanoamericana de la mano de nuevos y extraordinarios narradores que continúan el camino iniciado por los anteriores. A ello contribuye el carácter internacional de sus componentes, algunos viven en Europa, y una potente industria editorial tanto en Buenos Aires (donde se publica Cien años de soledad) como en Barcelona(donde se publica La ciudad y los perros, de Vargas Llosa).Allí también reside la agente de muchos de ellos, Carmen Balcells. Los integrantes mantienen estrechas sus relaciones amistosas hasta que se distancien a causa de su posicionamiento político. Dos permanecerán fieles (Julio Cortázar y García Márquez; los demás se alejarán críticamente. Son muy numerosos los autores que se consagran en esta década y en la siguiente.

El éxito de la nueva novela lo inaugura el mexicano Carlos Fuentes con La regíón más transparente. Julio Cortázar es el heredero del Realismo fantástico de Borges. Se caracteriza por aunar el humor y la experiencia. Es el autor de una de las novelas más originales Rayuela.

Él último reconocimiento internacional del boom ha sido Mario Vargas Llosa, quien conoce el éxito literario muy pronto con La ciudad y los perros. Con ella inicia una carrera literaria caracterizada por la ausencia de elementos mágicos, pero con un gran dominio técnico, con el que logra renovar el Realismo.

García Márquez:


Sin duda, la figura más popular de la narrativa hispanoamericana es el novelista colombiano Gabriel García Márquez. Nacido en Aracataca, su niñez transcurrirá en casa de sus abuelos, lo que influyó en sus obras. Posteriormente se dedicó al periodismo. En 1982 obtuvo el premio Nobel, siendo uno de los más jóvenes en recibirlo. En los cuentos y novelas que escribe con anterioridad a 1967 va configurando su peculiar universo literario. De este periodo es una obra maestra de la novela corta: “El coronel no tiene quien le escriba”, canto a la resistencia, a la dignidad y a la esperanza.

Cien años de soledad (1967) significa la consagración del Realismo mágico como gran aportación a la literatura y a la cultura universal, y es, junto con el Quijote, la novela más importante en lengua castellana y seña de identidad de Hispanoamérica. Macondo es el espacio mítico donde se desarrolla la novela, un pueblo fundado por José Arcadio Buendía tras la marcha que emprende con su familia después de haber matado a su amigo. Al final, el pueblo desaparecerá, arrasado por un huracán, cuando se cumpla la maldición que pesa sobre la familia: el nacimiento de un niño con cola de cerdo como castigo al incesto que cometen, tía y sobrino, sin saberlo. En ella, conviven hechos históricos como las guerras civiles colombianas. La novela está contada por un narrador omnisciente que crea un segundo autor como en el Quijote, el gitano Melquíades, cuyos pergaminos contienen la historia de Macondo y la familia Buendía. Otras obras posteriores son El otoño del patriarca, sobre la naturaleza y la soledad del poder o El amor en tiempos del cólera. Todas ellas confirman la maestría de uno de los grandes narradores del Siglo XX.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *